Exterior de un club de alterne en una carretera española.
Exterior de un club de alterne en una carretera española.

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha abundado en la necesidad de una legislación estatal abolicionista a fin de que España deje de situarse entre los tres primeros países en demanda de prostitución a nivel mundial, tal y como mantienen los expertos y organismos internacionales.

Así lo ha reclamado este miércoles la directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, Pilar Callado, en la inauguración de las jornadas online ‘Prostitución y trata de personas con fines de explotación sexual’ organizadas por Médicos del Mundo Castilla-La Mancha, con motivo del Día Internacional contra la Explotación Sexual y el Tráfico de Mujeres y Niñas y Niños.

«España está reconocida por Naciones Unidas como un territorio de transito utilizado por las mafias y se sitúa entre los países con mayor número de mujeres víctimas de trata con fines de explotación sexual. Cuando hablamos de trata de personas hablamos de explotación sexual, son las dos caras de la misma moneda», ha lamentado Callado, que de igual modo ha alarmado sobre el hecho de las mafias que trafican con mujeres y niñas se aprovechan de situaciones de vulnerabilidad en las que se encuentran muchas de ellas.

Pilar Callado, responsable del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha.
Pilar Callado, responsable del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha.

La trata es violencia de género

Dicho esto, ha advertido de que ante esta cuestión no se puede hablar solo de cifras, pues es preciso personalizar porque se trata de «mujeres y niñas cuyas vidas quedan totalmente rotas». «La trata de seres humanos y en particular la trata con fines de explotación sexual es una aberración y una de las mas graves violaciones de los derechos humanos».

Asimismo, la responsable del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, que ha recordado que la Ley para una sociedad libre de violencia de género del 2018 reconoce la trata con fines de explotación sexual como otra manifestación más de la violencia de género, tal y como indica el Convenio de Estambul, ha dado cuenta de las medidas de prevención, formación o sensibilización que se llevan a cabo desde la Consejería de Igualdad.

Por último, ha urgido a la concienciación ciudadana de que prostitución lleva a la trata con fines de explotación sexual. «Hay mucha parte de la población que sigue sin identificar la prostitución como una forma más de violencia contra mujeres, que han sido engañadas o coaccionadas. De ahí la necesidad de legislar para acabar con esta esclavitud», ha concluido Callado.

Más información: