Alberto Rojo, en el despacho de Alcaldía, entrevistado por La Crónic@.
Alberto Rojo. (Foto: La Crónic@)

Hoy es un día para la reflexión, seria y comprometida. El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer es una jornada llena de mensajes, de cifras de mujeres asesinadas, de cifras de mujeres que han sido maltratadas, que son maltratadas, golpeadas. Mujeres y niñas que en el mundo son víctimas de todo tipo de violencias, explotación sexual; mutilación genital. y por las que se ven privadas de sus derechos más fundamentales y de su libertad.

Hablamos de terrorismo contra las mujeres, y por tanto, de un problema de estado, de un problema que nos afecta a todas y a todos como sociedad.

Cada día que escucho que otra mujer ha sido asesinada a manos de su pareja o ex pareja pienso en el infierno que ha debido de vivir, y en el que viven todas las mujeres que lo sufren a diario. Que viven aterrorizadas porque en cualquier momento pueden ser golpeadas, pateadas y mandadas al hospital o a la tumba. Mujeres que tienen miedo a denunciar, que tienen miedo a mirar, que tienen miedo a salir a la calle, a huir. Que tienen miedo por sus hijas e hijos, que temen por su vida. Mujeres que son cosificadas, humilladas, vejadas.

No estáis solas, somos muchas y muchos los que os apoyamos y luchamos desde lo local, en nuestro caso, hasta las políticas nacionales para erradicar, para acabar con esta tragedia que nos hiere cada vez que ocurre. Porque con cada asesinato, con cada cualquier tipo de violencia ejercida contra las mujeres, la sociedad va muriendo poco a poco.

Desde el año 2003, un total de 1.074 mujeres han sido asesinadas en España por sus parejas y ex parejas, y 41 en este 2020 y a consecuencia de esta tragedia, 301 niñas y niños han quedado huérfanos.

Como hombre, y también como alcalde, mi implicación es máxima ahora y siempre contra la violencia machista, contra todo tipo de agresión hacia las mujeres, a través de la puesta en marcha de políticas y recursos de apoyo, de prevención, pero también contribuyendo a erradicar muchas costumbres, lenguajes, tradiciones que han perpetuado el patriarcado desde hace siglos y que han hecho mucho daño y hacen a la igualdad.

Las desigualdades nos llevan muchos años de ventaja, es cierto que hemos avanzado, que damos pequeños pasos, pero queda mucho camino por recorrer. Quiero poner en valor el gran trabajo que se realiza en materia de prevención, respuesta y protección. Al movimiento organizado de mujeres, a las asociaciones feministas, a los cuerpos y fuerzas de seguridad, al departamento de VIOGEN de la Policía Local, así como a todas las ciudadanos y ciudadanos anónimos que participan activamente en esta lucha.

Este año, desde el Ayuntamiento hemos lanzado una campaña promoviendo el Buen Trato, con la implicación de numerosos colectivos, asociaciones y centros de la mujer, tan importantes en todo el proceso, AMPAS, centros educativos, sanitarios, clubes deportivos, la hostelería de la ciudad se ha volcado, donde hemos repartido 25.000 toallitas de hidrogel con mensajes que lleguen a toda la población, junto a numeroso y muy diverso material informativo.

Implicación, educación desde la igualdad en colegios, en nuestras casas, entre la juventud, en todo el ámbito social, la suma de todas y todos en este largo camino en el que debemos ir de la mano es fundamental.

No a la violencia machista, a cualquier tipo de agresión hacia la mujer. No a la violencia sexual; a la mutilación genital; a la trata de mujeres y niñas; a los matrimonios forzados.

Hoy y siempre somos ellas

Alberto Rojo
es alcalde de Guadalajara