Con la llegada del frío no es extraño ver carámbanos de hielo en muchos sitios; y en Molina, menos.
Con la llegada del frío no es extraño ver carámbanos de hielo en muchos sitios.

El frío se intensificará este fin de semana, cuando las temperaturas mínimas bajarán aún más y se situarán en valores entre 5 y 10 grados centígrados por debajo de la climatología habitual durante el mes de enero, el más frío del año, según destaca el portal meteorológico eltiempo.es «El frío que estamos teniendo estos días va más allá del frío en enero, ya que las temperaturas mínimas que se están registrando están muy por debajo de la media», apunta.

En el caso de AEMET, las previsiones van en la misma línea. Concretamente, en la provincia de Guadalajara y para el viernes, se espera que esté poco nuboso o despejado, con intervalos de nubosidad baja en la Ibérica por la mañana y en el tercio sureste al final del día, con alguna bruma o banco de niebla asociados.

Las temperaturas mínimas del 21 de enero irán en descenso. Se prevén las siguientes:

  • Guadalajara
    -2
    10
  • Molina de Aragón
    -10
    5
  • Sigüenza
    -7
    7
     

Las del sábado no serán más cálidas, precisamente:

  • Guadalajara
    -4
    10
  • Molina de Aragón
    -9
    10
  • Sigüenza
    -8
    8
     

Y el alivio para el domingo será escaso:

  • Guadalajara
    -3
    11
  • Molina de Aragón
    -8
    11
  • Sigüenza
    -6
    10

Predominio del anticiclón

Esta semana se está atravesando un episodio de temperaturas «anormalmente bajas» que el viernes se intensificarán, ya que llega un nuevo descenso térmico, tanto en las máximas como en las mínimas, insisten desde eltiempo.es

En concreto, prevén que las temperaturas bajarán aún más y que durante las madrugadas del viernes, sábado y domingo lleguen las heladas más destacadas de la semana.

De hecho, se podrá bajar de -10ºC en capitales de provincia y avisan de que «el episodio frío seguirá la próxima semana».

La situación térmica se debe al predominio del anticiclón con altas presiones que proporcionan una gran estabilidad atmosférica: viento en calma y cielo despejado durante las largas noches de invierno, que favorecen temperaturas muy bajas a primera hora, con inversiones térmicas y más frío en los valles que en las zonas altas.

Más información: