El trazado de la A-2 en este tramo, cerca de Saúca, no permite demasiados despistes. (Foto: Google Maps)
El trazado de la A-2 en este tramo, cerca de Saúca, no permite demasiados despistes. (Foto: Google Maps)

Este domingo, la Guardia Civil tuvo que echar el alto al conductor de un camión en la A-2, a la altura de Saúca. A sus 56 años de edad, se le considera presunto autor de un delito contra la seguridad vial por «conducir un vehículo bajo la influencia de bebidas alcohólicas».

La presunción es obligada, aunque relativa habida cuenta que iba haciendo eses por la autovía y que las dos pruebas a las que le sometieron los agentes dieron un resultado de 1,17 y 1,04 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, respectivamente. Rebasaba en más de 6 veces el límite permitido para los conductores de este tipo de vehículos, que está en apenas 0,15 mg/l.

… y además, sin respetar los descansos

En efecto, hacia las 11,15 de la mañana de este 21 de febrero fue visto por los guardias civiles a la altura del kilómetro 125 de la A-2, circulando en zig-zag, invadiendo el carril izquierdo e incluso el arcén.

Además del exceso de alcohol, los agentes comprobaron que el conductor del camión había cometido cuatro infracciones al Reglamento de Transportes, al haber superado el tiempo máximo de conducción en cuatro jornadas de trabajo, según se confirmaba en su tacógrafo.

Más información: