El mal uso del gas para la recarga de mecheros puede tener consecuencias fulminantes y dramáticas.
El mal uso del gas para la recarga de mecheros puede tener consecuencias fulminantes y dramáticas.

Una adolescente, de apenas 16 años, fallecía este viernes tras inhalar gas de recarga de mecheros. Ha ocurrido en la localidad toledana de Corral de Almaguer, siguiendo una práctica muy peligrosa que tuvo sus inicios al otro lado del Atlántico.

El 112 de Castilla-La Mancha recibía el aviso a las 21.04 horas del último día de septiembre. Los hechos ocurrieron en el parque municipal de dicha localidad. Hasta el lugar se desplazaron Guardia Civil, un equipo médico de urgencias y una UVI. Nada pudieron hacer, ya que la chica falleció allí.

El Ayuntamiento de Corral de Almaguer ha decretado tres días de luto, que concluirán a las dos de la tarde de este lunes. Tras el «trágico fallecimiento», la alcaldesa, Manuela Lominchar Lominchar, ha mostrado «las condolencias y solidaridad» de la Corporación, intentando hacerles llegar su afecto a la familia que, según asegura la regidora, está soportando momentos «difíciles» derivados de esta situación. «Desde aquí, trasladarles un mensaje de ánimo, fuerza y esperanza haciéndoles saber que toda la Corporación Municipal está a su disposición», declaró Lominchar.

Aspirar gas de mechero, una práctica muy peligrosa

Hasta ahora, las víctimas por aspirar gas de mechero las han puesto, sobre todo, países sudamericanos. Concretamente, en Argentina. Dentro de aquella república, hay referencias a casos como uno ocurrido en la Córdoba austral: «Llegaron hasta la ventanilla del quiosco, solicitaron un par de encendedores y volvieron a la vereda. Allí mismo, los rompieron dentro de una mochila y rápido inhalaron. Por un largo momento quedaron como atontados, como si estuvieran en otra parte», se narra en un diario local.

La práctica allí es antigua y las tragedias se remontan a, al menos, una década: en diciembre de 2011 una adolescente, también de 16 años, moría por inhalar este gas. En ese mismo año pero en Chile, un joven de 18 años fallecía tras inhalar este gas y consumir bebidas alcohólicas. «En medio de la mezcla, sufrió un infarto», se relata en otro periódico.

Hasta de víctimas de 15 años se pueden encontrar referencias con una búsqueda en Internet, como ha podido comprobar este diario.


Más información: