Policía Local de Alovera.
Sanidad quiere que la Policía Nacional, la Guardia Civil y las policías locales de la región ayuden a controlar mejor las cuarentenas.

Que los que estén obligados a hacer cuarentena cumplan ese período de verdad, incluso con vigilancia policial, es uno de los objetivos más inmediatos de la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha. También que sin mucho más retraso se pueda utilizar también en la región la app Radar Covid. Con esas dos medidas se confía en ayudar a frenar la pandemia.

Al menos, así lo ha manifestado este sábado el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz. Lo ha hecho a preguntas de los medios, durante un acto público en el Hospital de Ciudad Real. Cree el responsable regional que dos semanas se pondrán en marcha ambas acciones.

Un usuario de la aplicación Radar COVID.
Un usuario de la aplicación Radar COVID.

Radar Covid aún da fallos

Respecto a la aplicación de rastreo, el consejero ha explicado que en las últimas pruebas aún estaba dando algunos fallos de conexión con sus sistemas. “Hasta que todo no funcione bien no invitaremos a la ciudadanía a que se la bajen”.

Por otro lado, ha explicado que están a la espera de los servicios jurídicos de la Junta y el visto bueno judicial para ir un paso más en la vigilancia de los personas que tienen que mantener aislamiento domiciliario, pudiendo facilitar a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y la Policía Local la identidad de estas personas.

Ha vaticinado que en unas dos semanas podría hacerse si se consigue el visto bueno judicial, ya que hay que salvar la Ley de Protección de Datos.

El consejero de Sanidad ha anunciado la obligatoriedad de la mascarilla sin desprenderse de la suya durante toda la rueda de prensa.
El consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha.

Una cierta estabilidad de la epidemia en la región

El consejero también ha querido hacer una valoración sobre la evolución de la pandemia en la región cuyos datos de los últimos días hacen pensar en una tendencia hacia la estabilización, según sus palabras, ya que se mantienen en una horquilla de entre 500 y 600 casos diarios.

El titular de Sanidad ha resaltado la cifra de hospitalizados, sobre unos 400, que aún se encuentra en un volumen “razonable” y que el número de fallecidos sigue a la baja. En este sentido, ha apuntado que en hospitalización –donde hay sobre un 10%–, están en la media del país, mientras que en ingreso en UCI, con unos 40 en los últimos datos recogidos, un poco por debajo.

Reducir los encuentros sociales

En este sentido, ha hecho una llamada a la responsabilidad y a limitar los encuentros sociales ante el aumento de casos registrados entre finales de agosto y principios de septiembre con la vuelta a la rutina. “Algo normal, porque la sociedad se tiene que mover”, ha reflexionado, añadiendo que esto desde el punto de vista de la salud pública es un acelerador que se está intentando contener. 

Acceso al colegio Los Olivos, de Cabanillas del Campo, en el inicio del curso escolar -2021. (Foto: La Crónic@)
Acceso al colegio Los Olivos, de Cabanillas del Campo, en el inicio del curso escolar -2021. (Foto: La Crónic@)

El factor “vuelta al cole”

De otro lado, ha asegurado que los servicios sanitarios están preparados ante un posible aumento de los casos provocado por la vuelta a las clases. A preguntas de los medios, ha insistido en la estrecha colaboración entre Sanidad y Educación para “conseguir una normalidad lo más adecuada posible”.

Finalmente, se ha referido a varias publicaciones científicas que concluyen que los niños tienen una capacidad de contagio algo menor que los adultos.

Más información: