Israel Marco. (Foto: La Cró[email protected])

Lo llaman población de riesgo, y es que más del 60% de los fallecimientos en nuestro país por Coronavirus son mayores de 60 años. Hemos cometido un error moralmente imperdonable con los que construyeron la España que hoy conocemos.

La falta de previsión del Gobierno de la nación ha llevado al saturado sistema sanitario a tomar decisiones ingratas y difíciles para quienes se están partiendo la cara en la lucha contra el Coronavirus.

No ingresar a nuestros mayores en los centros hospitalarios y mantenerlos en los centros geriátricos, es uno de los fracasos más estrepitosos de la gestión de esta pandemia.
Los centros geriátricos, disponen de una buena voluntad, pero no del material médico necesario, ni del personal con el conocimiento para el tratamiento de nuevas enfermedades infecciosas. Quiero remarcar, que la culpa, de la no plena atención sanitaria a nuestros mayores, no es de los centros geriátricos, ellos han cumplido las órdenes de quienes han dictado un Estado de Alarma (de caos), y donde nuestros mayores han sido los últimos en ser atendidos y en muchos casos ni eso.

En España, en vez de aumentar la capacidad del sistema sanitario, hemos decidimos ingresar a los enfermos en base a un criterio de coste, eficiencia y años de vida tras superar la enfermedad, se ha discriminado y no se ha ingresado por norma a cualquier enfermo con más de 70 años, al ser muy costosa su recuperación, teniendo pocas probabilidades de éxito y al tener pocos años de vida tras superarla, los hemos descartado y los hemos dejado morir en las residencias. El Gobierno argumentaba esto bajo la idea de que la sanidad no se podía colapsar, pues bien, colapsó y ahora que las cifras hablan de un buen número de altas hospitalarias, ¿por qué continuamos haciéndolo?

Los datos indican que los hospitales y UCIs se están liberando en muchas CCAA, Castilla-La Mancha entre ellas, de 4.488 camas posibles (sin contar los hospitales de día), a día de hoy hay 1.973 ocupadas por ciudadanos con COVID19, cuando hemos llegado a tener 3.230 ingresados, ¿Por qué seguimos sin ingresar, en esas camas libres, a nuestros mayores en los centros hospitalarios? Está muy bien que los sanos, como se está haciendo en algunas CCAA sean trasladados a hoteles, libres del maldito virus, pero ¿los que están enfermos, los seguimos manteniendo en los centros geriátricos sin toda la asistencia médica posible, respiradores, acceso a medicinas de forma inmediata, EPIs, etc.? ¿Les seguimos negando lo que nos damos a nosotros, los jóvenes, por si hay un segundo repunte, porque es muy costoso, porque hay que evitar la noticia de que el sistema se ha colapsado, porque así le quitamos la carga moral al hospital? ¿No merece la pena correr el riesgo, asumir el coste por ellos?

Este asunto pone en evidencia que unos Pactos de la Reconstrucción Nacional son más necesarios que nunca. Entre todos -gobierno de España, gobiernos autonómicos, partidos de la oposición y agentes sociales- debemos dar una solución consensuada, moderada y sensata. Este asunto como muchos otros deben ser abordados cuanto antes. No podemos dejar que se pierdan más vidas y más empleo.

Nosotros somos el futuro cierto es, pero sin ellos, no habría presente ni ese futuro, no sigamos cometiendo el error y pongamos todos los medios en quienes construyeron este maravilloso país, España.

Israel Marco Tejón
es portavoz del Grupo Municipal Ciudadanos Guadalajara