El volcán de Cumbre Vieja, en erupción. (Foto: EP)
El volcán de Cumbre Vieja, en erupción. (Foto: EP)

El obispo de Sigüenza-Guadalajara, Atilano Rodríguez, ha confirmado que la Diócesis ya ha recaudado unos 14.000 euros para los afectados por la erupción del volcán de La Palma. El dinero proviene de donativos, a raíz de que él mismo lo planteara durante una misa celebrada hace unas semanas en Sigüenza.

Rodríguez subraya la difícil situación en que se encuentran muchos palmeros. Lo recaudado se tramitará ahora a través de Cáritas Tenerife, en próximos días.

El obispo ha recordado que fue durante una homilía en la Catedral cuando pidió a los fieles que, si tenían interés de aportar a la Iglesia algún donativo con motivo de su 75 cumpleaños, éste sería destinado a la isla canaria. 

Atilano Rodríguez, obispo de Sigüenza-Guadalajara.
Atilano Rodríguez, obispo de Sigüenza-Guadalajara.

Atilano Rodríguez, más cerca de la jubilación

De hecho, en el momento de cumplir los 75, Rodríguez se ha sometido al procedimiento habitual de poner su cargo a disposición del papa. Es un trámite obligatorio de acuerdo a las normas de Derecho Canónico al llegar a esta edad. Como él mismo asume, la decisión tardará «al menos unos meses» en hacerse efectiva.

«Ahora solo me queda esperar, con paz, la decisión que tome el Santo Padre», comenta. Nacido en San Julián de Arbás (Asturias), monseñor Rodríguez tomó posesión como obispo de Sigüenza-Guadalajara el 2 de abril de 2011. Por el momento, según sostiene, no se ha parado a pensar sobre su futuro eclesial. «El día que tenga que tomar la decisión, lo haré y me someteré a la obediencia de mi sucesor y a trabajar en la acción pastoral donde me pida», anticipa.

De la década que lleva al frente de la diócesis se queda como positivo con la acogida recibida en sus visitas pastorales a las parroquias, mientras que, entre los momentos más duros, sin duda, se ha referido al sufrimiento y las secuelas que ha dejado la pandemia en muchas familias.

No niega que durante este más de año y medio de crisis sanitaria se ha reducido la presencia de fieles en los templos y que ello ha desembocado, a su vez, en una reducción de los ingresos económicos de la diócesis. No obstante, ha asegurado que también han descubierto «una gran generosidad» por parte de personas concretas ante las nuevas necesidades.

Más información: