11.8 C
Guadalajara
23 marzo 2024
InicioHistorias para recordarLa mafia de Montenegro, con presencia en Guadalajara y perseguida por los...

La mafia de Montenegro, con presencia en Guadalajara y perseguida por los GEO

-

La Policía Nacional ha detenido a 16 personas de una organización criminal dedicada al tráfico de drogas y vinculada al conocido como Clan Kavac, de origen montenegrino y no serbio, como equivocadamente se ha difundido. Montenegro es un país independiente desde 2006, sin ninguna vinculación formal con Serbia.

La provincia de Guadalajara se ha vista salpicada de nuevo por las andanzas de una banda internacional, en este caso por la existencia de una plantación ilegal de marihuana. En el operativo, por la alta peligrosidad de los miembros de la organización, han participado agentes del Grupo Especial de Operaciones y de la Unidad de Intervención Policial.

La operación se ha desarrollado en Madrid y Toledo además de en Guadalajara. Se han intervenido ocho armas de fuego, una de ellas un subfusil: más de 3.000 plantas de marihuana, 150 kilogramos de marihuana envasada al vacío y 54.000 euros en efectivo.

En los 15 registros, dos de ellos en los domicilios de los líderes de la organización, los agentes también se han incautado de dos vehículos y abundante documentación. La organización exportaba la droga a países del norte y este de Europa.

Las averiguaciones permitieron a los agentes de la Policía Nacional trazar un mapa criminógeno de las plantaciones ‘indoor’ en diferentes áreas rurales de esas tres provincias, lo que permitió desmantelar un total de 13 plantaciones de marihuana. De esas 13, ocho se encontraban en la provincia de Toledo, cuatro en Madrid, y la ya citada Guadalajara. Las detenciones se produjeron en Toledo, donde se arrestó a 12 personas, y en Madrid, a los cuatro restantes.

¿Qué importancia tiene el Clan Kavac?

Slobodan Kascelan es el nombre más asociado a esta banda de delincuentes radicada en Montenegro. Es su líder histórico y fue detenido en 2021 por la policía de aquel país. Actualmente tiene 60 años y ha dirigido esta mafia balcánica desde la ciudad montenegrina de Kotor.

Por entonces, ya era notoria su rivalidad con la banda rival de los Skaljari, de la misma localidad. A esas alturas ya habían muerto de forma violenta 40 personas en Montenegro, Serbia, Austria y Grecia de resultas de esos enfrentamientos entre delincuentes, un conflicto iniciado después de que 300 kilos de cocaína desaparecieran en 2014 de un apartamento en Valencia

Las bandas Kavac y Skaljari toman sus nombres de los barrios de Kotor, una ciudad medieval de unos 20.000 habitantes en la bahía de Boka en Montenegro. El conflicto Kavac-Skaljari comenzó en 2015, después de que 300 kilos de cocaína desaparecieran de un apartamento en Valencia, España, en 2014.

El crimen organizado tiene profundas raíces en Montenegro, una ex república yugoslava de unas 630.000 personas que durante años ha servido como punto de tabaco de contrabando y drogas de todo tipo.

¿Qué ha conseguido ahora la Policía Nacional?

En el operativo, por la alta peligrosidad de los miembros de la organización, participaron agentes del Grupo Especial de Operaciones y de la Unidad de Intervención Policial.

Los principales responsables de la organización criminal residían en urbanizaciones de alto nivel adquisitivo en Madrid, en viviendas valoradas en más de millón y medio de euros, y utilizaban vehículos de alta gama, según la Policía Nacional.

La organización desarticulada contaba tanto con cultivos hidropónicos ‘indoor’, gestionados por los integrantes de la organización, como ajenos, procedentes de una nutrida red clientelar de grupos criminales, repartida por distintos puntos del país.

La Policía sostiene que los miembros de la red habían perfeccionado su ‘modus operandi’, a través de la conformación de diferentes canales de abastecimiento tanto de la marihuana como de su cultivo, de tal forma que les permitía una continua recepción de la droga.

Los miembros de la organización realizaban la carga de la droga utilizando vehículos caleteados, furgonetas y turismos, y siempre contaban con, al menos, un vehículo «lanzadera» que hacía las funciones de contravigilancia.

Asimismo, contaban con armas para defenderse de posibles ataques o para perpetrar atentados contra miembros de otras organizaciones, ya que en los Balcanes se encuentran enfrentados a grupos rivales. La Policía también asegura que era frecuente que los integrantes de esta organización cambiaran de domicilio y de vehículos para dificultar su detección.


Más información: