Desechos en la zona de baño del río Tajo en Trillo.

Cada fin de semana, la zona de baño denominada ‘El Empalme’ y sus alrededores se convierten en algo parecido a un vertedero. La aglomeración incontrolada de personas en este entorno, que además está protegido dentro de la Red Natura, la acumulación de desechos, el incumplimiento de las normas y restricciones sanitarias derivadas de la pandemia e incluso el peligro que supone que decenas de coches aparquen en la carretera, ocupando el arcén, ha movilizado al Ayuntamiento de Trillo, el cual ha solicitado «medidas urgentes e inmediatas» ante la Subdelegación del Gobierno en Guadalajara y las Consejerías de Sanidad, Desarrollo Sostenible y Fomento de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Es la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha la que, cada año, declara qué zonas de la región son aptas para el baño. El año pasado no hubo problemas en este punto del curso del Tajo, porque la zona estuvo cerrada a causa del COVID.

El Ayuntamiento de Trillo ya solicitó el pasado mes de abril de 2021 que la declaración como zona de baño de la citada zona fuera anulada, sin que dicho requerimiento fuera atendido por la Consejería de Sanidad. «Dicho requerimiento no fue atendido por esa Consejería de Sanidad y algunos de los problemas expuestos se han multiplicado, desbordando las peores previsiones. El Ayuntamiento no dispone de los medios necesarios para garantizar las medidas sanitarias», explican desde el consistorio trillano.

Exceso de coches

Durante el último fin de semana, las mismas fuentes municipales han contabilizado más de 200 vehículos aparcados en los alrededores, cuando difícilmente hay hueco para estacionar más de 30 coches en condiciones de seguridad. La mayoría se queda en los arcenes de la carretera, de manera que en muchas ocasiones se invade la propia calzada, «provocando situaciones de auténtico peligro con manifiesto riesgo de provocar accidentes», insisten.

Además, la zona de entrada al pequeño aparcamiento existente, situado junto a la CM-2115, se encuentra en una curva sin visibilidad, que no es peligrosa si se respetan las señales viarias. «Lamentablemente, es muy frecuente que los vehículos que quieren acceder a la zona de baño lo hagan sin respetar la línea continua, que circulen en sentido contrario o que estacionen mientras cargan y descargan pasajeros u objetos, ocupando un carril, con el peligro que estas situaciones comportan para el tráfico», comentan desde el Ayuntamiento.

«Es de agradecer la colaboración que está prestando el puesto de la Guardia Civil de Trillo», si bien, es manifiesto que «no da abasto» con los medios de que dispone para poder controlar esta alta afluencia de personas, apostillan.

Más información: