Comandancia de la Guardia Civil de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)
Comandancia de la Guardia Civil de Guadalajara. (Foto: La Cró[email protected])

Han sido agentes de la Guardia Civil de Huesca los que han terminado con una cadena de estafas de un joven, que engañaba con falsas ventas por Internet. La sustanciosa experiencia acaba de terminar en Guadalajara, donde había fijado ahora su residencia.

Se estima que, teniendo en cuenta todas las demandas presentadas en los distintos cuerpos policiales, con estas estafas conseguía entre 3.000 y 4.000 euros mensuales.

La investigación se inició tras una denuncia presentada en Huesca, pero el arresto se ha producido en la provincia de Guadalajara. En total, se han contabilizado 23 personas afectadas (sólo entre quienes han llegado a denunciar), en las provincias de Alicante, Zaragoza, Valencia, Valladolid, Toledo, Murcia, Madrid, Las Palmas, Granada, Huelva, Huesca y la propia Guadalajara.

Al detenido se le considera el autor de un delito continuado de estafa a través de ventas falsas por internet, con las que habría recaudado 22.000 euros. Práctica no le faltaba porque le constan denuncias previas por hechos similares desde antes de cumplir los 20.

El presunto delincuente es un joven de 27 años, que contaba con otras 15 ordenes de detención y personación ante las autoridades judiciales.

Detrás de él desde julio de 2019

La operación comenzó en julio de 2019, tras la citada denuncia formulada por una persona ante la Guardia Civil de Huesca, quien manifestó haber sido víctima de una estafa a través de internet.

Los agentes iniciaron las primeras investigaciones, que llevaron a determinar el modus operandi del presunto estafador. Este individuo publicaba anuncios con diferentes productos en distintas plataformas de compra-venta en internet y una vez que alguien adquiría y pagaba el artículo, el anunciante no enviaba el producto, ni devolvía el dinero al comprador.

Este joven eludía a las fuerzas de seguridad cambiando cada pocas semanas tanto de residencia, como de teléfono móvil. Para eso, alquilaba habitaciones a diferentes personas que conocía a través de la red, viajando por diferentes provincias, lo que dificultaba su localización.

A este individuo le constaban denuncias por hechos similares desde el año 2013 hasta la actualidad, así como 15 órdenes de búsqueda, detención y personación de distintos juzgados del ámbito nacional.

Tras conseguir localizar el domicilio actual del sospechoso, los agentes procedieron a su detención. Las diligencias instruidas fueron entregadas al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Barbastro y al Juzgado de Guardia de Guadalajara, quien decretó su ingreso inmediato en prisión.

Más información: