Hospital de Guadalajara.

El Gobierno de Castilla-La Mancha destinó hasta el mes de abril a gasto sanitario por causa de la COVID-19 un total de 352 millones de euros según datos hechos públicos este martes por el Ministerio de Hacienda, lo que supone un 0,92 por ciento del Producto Interior Bruto regional y el mayor esfuerzo de todas las comunidades autónomas.

“Castilla-La mancha ha realizado un esfuerzo sobrehumano para enfrentar a la COVID, también desde el punto de vista presupuestario. Este esfuerzo se ha hecho por obligación, pero también por convicción porque la sanidad pública es nuestra apuesta y el colchón de seguridad que asegura la vida y la salud de las personas con independencia de su cuenta corriente”, ha valorado la consejera de Igualdad y portavoz, Blanca Fernández, en la rueda de prensa para dar cuenta de los asuntos del Consejo de Gobierno.

La primera en términos relativos

Fernández ha destacado que solo Cataluña y Madrid, comunidades que triplican a la región en población, han invertido más en términos absolutos, pero en términos relativos Castilla-La Mancha ha sido la primera en inversión en gasto sanitario para la contratación de profesionales, compra de materiales y de equipamiento sanitario.

Este hecho, ha indicado la consejera, explica la reivindicación del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, para que la afección de la pandemia sea el criterio que más peso tenga en el reparto de los 16.000 millones de euros del Gobierno de España.

Y es que, de los 2.238 millones de euros gastados por todas las comunidades autónomas hasta abril, el gasto de Castilla-La Mancha supone el 16 por ciento de esta factura, cuando la región tiene el 4,4 por ciento de la población española, “esto supone el triple de esfuerzo de lo que nos hubiera correspondido en condiciones normales. Por tanto, tendría que haber sido compensado en proporción en el reparto de los fondos adicionales”.