7 C
Guadalajara
23 febrero 2024
InicioOpiniónJOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / La investidura como remedio

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / La investidura como remedio

Es momento para exponer un programa de gobierno. Con el PP solo y con las ayudas que surjan. Contado sin tapujos lo que pueda haber pasado en asuntos conocidos, Feijóo, ante La Moncloa, puede descartar y mostrar a buscavidas, trileros o mentirosos, por lo que puedan haber hecho.

-

Para España y para el PP, los resultados 23J son mejores que la mayoría absoluta o la del tándem PP-VOX que auguraban las encuestas. Con mayoría absoluta, Feijóo debía administrar lo que se encontrara, sin más. Con VOX al lado y las ayudas que aparecieran, debía hacer algo parecido, peor y más difícil. Con los 137 diputados que tiene solo debe hacer lo que conviene. Sin la urgencia de mayoría absoluta pero con las servidumbres de un gobierno en minoría atento a la realidad y a sus circunstancias. Es necesario aprovechar esa supuesta debilidad, que no es tal, e ‘ir a por todas’. Poniendo a ciudadanos y partidos políticos ante la obligación que tiene cada uno. Sin conocer la composición de la Mesa del Congreso y sin ayudas. 

No se trata de conseguir la investidura como principio, es mejor usarla como remedio. Para ello, antes de pedirla, hay que contar lo que hay, a qué se debe, quién o quiénes son los responsables, marcar deudas a la sociedad y ver cómo los responsables van a restituir y reparar daños. En unas horas, un día o en el tiempo que haga falta. Desde la Tribuna del Congreso de los Diputados. Sin reparo a denuncias y escándalos, por muchos y sonados que sean. Ni miedo a efectos políticos y consecuencias penales o económicas contra quien sea. La economía nacional, tangible, importa, pero no esconde los intangibles que no se miden en dinero. Desde esta óptica, hay que evaluar a todos: Presidencia de gobierno. Vicepresidencias. Ministerio por ministerio. Institución por institución. Partidos políticos, solos o coaligados. Grupos sociales. Incluso persona a persona. Con mayoría absoluta, el gobierno debe gobernar; con 137 diputados, además, ha de buscar razones y motivos antes, incluso, de exponer un programa de gobierno, con el acuerdo de algunos, para todos.

A estas alturas, con una democracia asentada, para conseguir un nuevo gobierno, acorde al 23J, hay dos opciones: Cartas arriba, realidad total ante todos para adultos. O contactos discretos entre políticos, para tapar cuestiones reservadas, acaso inconfesables. “Al pueblo se le esconderá lo máximo posible de la sórdida negociación entre chantajistas y chantajeados. No conviene que la víctima advierta que lo es ni en qué medida” – escribía Tortella en el diario El Mundo -. O, lo que es igual: Democracia progresista hacia adelante Feijóo-PP, frente al retroceso dictatorial, o casi, de Sánchez-PSOE con o sin añadidos.

Una vez lo anterior hecho, acentuando lo importante, es momento para exponer un programa de gobierno. Con el PP solo y con las ayudas que surjan. Contado sin tapujos lo que pueda haber pasado en asuntos conocidos, Feijóo, ante La Moncloa, puede descartar y mostrar a buscavidas, trileros o mentirosos, por lo que puedan haber hecho: Pandemia, con Estados de Alarma justificados en una Comisión de expertos, que no hubo. Muertos sin contar o mal contados. Comisiones y chanchullos con beneficios y beneficiarios. Guerra de Ucrania y lo que pueda habe alrededor. Compra de gas ruso. Opacidad en las relaciones con Marruecos, Argelia, Frente Polisario, en las órbitas USA, Israel, Pegasus a espaldas del Congreso. Déficit público. Prima de riesgo. Deuda externa, interna; y hata la media pensión vasco-catalana a costa del erario.

Un programa, proyecto-esquema, de acción nacional. De todos y ante todos. Para hacer frente al futuro y encajar en él, de acuerdo con la ley, a todos y a cada uno de los grupos y personas nacionales.

Si, vista la realidad y calificación de actores, se justifica un programa de gobierno, y se consigue la investidura, bien. Si no, con el panorama a la vista y con los actores retratados, la situación frente a una repetición de elecciones generales es distinta y mejor. En el plano político, el electorado conoce a los actores y ofertas, libre de la propaganda institucional, los ‘aló Presidente’ del pasado y el adorno con fondos públicos de figuras amortizadas. De la misma forma, el ciudadano puede decidir qué hacer o en quien confiar en lo importante: Integridad nacional. Paz social. Economía. Trabajo. Ayuda social. Pensiones. Educación. Defensa. Situación España en Europa, ONU, Otan, etc.

En cualquier caso, antes de decidir el resultado de la investidura, sola o múltiple, se conocerá la situación para que los partidos políticos decidan, a la vista o con apaños ocultos. Después toca turno al electorado. Puede que en su pretensión de investidura Feijóo no consiga un Gobierno fuerte para encarar la situación; y que las siguientes investiduras, si existieran, obliguen a repetir elecciones. No habrá gobierno, fuerte o débil, de un signo u otro. En su defecto, se habrá constatado la realidad, visto a los actores como son desde la Tribuna del Congreso de los Diputados, aprendido la lección con los demócratas que conviven al lado. Y usado la Investidura como remedio. 


Más artículos del  mismo autor:

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Cisne negro PNV

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Feijóo, usted sabe qué ha pasado con Marruecos

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / El oso y Pedro Sánchez

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Desayuno con la embajadora de Alemania en Madrid

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Más Madrid destapa el trampantojo

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Revilla dice cosas

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Cerca del Congreso de los Diputados, tres hombres del PP hablaban bajito

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Putas, cocaína y diputados

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / La alternativa económica del PP

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Lobato (PSOE) no huele a vainilla, aún

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / ¿Toda la izquierda contra la derecha? Madrid da claves..

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Chivo «esquilao»

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Para Ayuso, antes el PSOE que Más Madrid

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Canto del cisne en Ciudadanos

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Albares y Meloni

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Reyes Maroto, ministra “ata aquí”

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Los ministros no son monos aulladores

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Debate sobre el Estado de la Nación

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / La AIReF y el futuro de España

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / La OTAN, con churros y una bestia

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / La lección de Andalucía

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Un pato cojo en la Moncloa

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Un final digno para Sánchez

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / “Ministro perejil”, como indicio

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Dos ministros deben salir del Gobierno

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Feijóo, cuatro estaciones

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Política con churros en “El Manolo”

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Ciudadanos desmadejado

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Con Feijóo puede que no baste

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Reaparece Soraya

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Finiquito al Gobierno Sánchez

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Fallida pinza a tres en el Congreso

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / En vanguardia, La Vanguardia

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Casado, en la picota

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Chistera y Vox en la sesión de control

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / El Pisuerga pasa por Valladolid

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Bofetada al Gobierno y a la banca

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / PP con morbo

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Vox en familia, sólo

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Bolaños, ministro de la Presidencia

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Autorretrato de la presidenta del Congreso de los Diputados

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Jersey gastado, como regalo de Reyes

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Sindicalismo sin corbata en el Ritz

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Don Francisco Romero López, y Don

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Cayetana en el PP, políticamente indeseable

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / El PP, al trantrán

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Militancia PP, con pamplinas o sin ellas

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Un ministro en el espejo

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Congreso PSOE-Sánchez, sin «g» ni «r»

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Guardias civiles el 12 de octubre

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Yolanda empieza por yo

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Bajar a Madrid, al Ritz, desde unas zapatillas

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Sánchez, dueño y señor de vidas y haciendas

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Afganistán, Pedro Sánchez, Íñigo Errejón…

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Informaciones «Moncloa Palace»

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Marlaska y el M.A.L.

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Reventón del Gobierno

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Libertad, Código Penal, Fiscalía y ministros

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Judicialización política de un indulto

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Pablo Casado tendrá que gobernar

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Sánchez, Iglesias y Arrimadas, ¡a empinar chiringas!

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Balas en campaña

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Ministra con vocales fuertes y débiles

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / El intríngulis y Yolanda Díaz

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Pablo Iglesias y la regla oro de fiscal

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Idiotas en La Moncloa

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Doña Inés (arrimadas) de Murcia a Lavapiés

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / En el PP, tibios, triviales y flojos (o no)

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Urnas y runas en Cataluña

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Fondos europeos ante el Consejo de Estado, con el Gobierno al acecho

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Iceta, Darias, Don Tancredo y Tentetieso

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Crisis ministerial, no de Gobierno

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Sánchez, vicepresidente de su vicepresidente

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Populismos

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Discurso real 2020, un mosaico sustantivo

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Pateras en Canarias, aviones a cualquier sitio y un señor de Albacete

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / PNV, Ortuzar y el tridente de Neptuno

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Traspasar a Pedro Sánchez

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Puñetazos en la mesa y codazos en el hígado

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Alarmas ante el proyecto de Ley de los Presupuestos

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / La ministra de Hacienda, contra unos Presupuestos Generales del Estado de consenso

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Salvador Illa puede salir del Gobierno, por guapo

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Una trampa del Gobierno

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Cortejo PSOE-Casado ante Abascal e Iglesias

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Moción de censura como disculpa

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Confinados y confitados en Madrid

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Pregunta sin respuesta sobre el futuro

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Sánchez y Díaz Ayuso “ab urbe condita”

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / La Operación Kitchen, retrato de cuerpo entero del PP

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Clan Neguri, relevo en BBVA, alboroto en ABC y una fusión

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / El posado de Irene Montero

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Ciscar políticos

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Sánchez en Bruselas: Papel o papelón

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Rescate europeo y madriguera de conejos

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Sánchez e Iglesias, “tanto monta”, sin pollos

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Los calzoncillos de Iglesias en el Gobierno de Sánchez

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Una ministra de Hacienda sin cometa

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Marlaska y la cabra de la Legión

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / La volatilización de Pablo Iglesias

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Alarmas en el estado de alarma

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Cuchipanda de ministras y ministros

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Un ministro agarrado al micro

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Gobierno, no panda moñas

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Sánchez y su Gobierno deben responder

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Pedro Jota, un periodista metido a empresario