Quique González, en foto de Maquieira.
Quique González, en foto de Maquieira.

Quique González, que encabeza los carteles del Festival Panorámico que iniciará pronto sus actuaciones en diversos locales de Guadalajara, comienza este viernes en Vitoria la gira «25º aniversario» de la salida de su primer disco. La cita en la capital alcarreña será el 10 de noviembre, en la Sala Óxido y con entradas desde 25 euros.

Catorce álbumes después, el rockero plantea esta gira por salas con conciertos especiales donde cambiará el repertorio cada velada y tocará discos al completo de su carrera.

En declaraciones a Europa Press para LA CRÓNICA, el intérprete, que además acaba de cumplir 50 años este pasado martes 17 de octubre, cree que ha sido una «buena coincidencia llegar a 50 años y a la vez hacer 25 años en la música».

Para este nuevo tour, el madrileño continúa con los mismos músicos con los que ha girado desde 2021 para presentar su último disco con canciones propias, «Sur en el valle», lanzado en 2021 y cuya gira prácticamente se va a solapar con este nuevo tour por salas.

La banda la integran Edu Olmedo (batería), Jacob Reguilón (bajo y contrabajo), Raul Bernal (piano y acordeón) y Toni Brunet (guitarra), este último, también productor tanto de «Sur en el Valle» como de «Copas de Yate vol.1». «Están sonando fantásticas porque ellos como músicos son muy versátiles y eso viene bien porque en todos mis discos hay también estilos distintos», afirma.

González explica que han estado ensayando para esta gira, que de momento tiene cerrados 23 conciertos hasta el 13 de abril en Madrid, un listado abierto de alrededor de 60 canciones, que irán alternando durante todo el periplo.

Igualmente, aunque no hará ningún concierto especial a modo de celebración, porque toda la gira está planteada «a modo de celebración en sí misma», el rockero sí ha desvelado que habrá invitados especiales en algunos bolos.

«Es que lo especial es la gira en sí misma y para algún concierto en concreto se subirán con nosotros gente que ha significado mucho para mí y también, o que tocó o colaboró en alguno de los discos; por ahí irán las sorpresas», ha subrayado.

En cuanto a recuperar alguno de sus discos emblemáticos, que baraja interpretar enteros y por el mismo orden del álbum, ha elegido en primer lugar su segundo trabajo «Salitre 48» por lo que significó en su trayectoria cuando salió en 2001, que supuso un antes y un después a partir de las discrepancias que tuvo que padecer el rockero con la discográfica que lo publicó, Universal.

«Esto de tocar un disco mío entero es un nuevo reto porque nunca había hecho algo parecido y creo que va a ser un buen viaje volver a recuperar viejas canciones», ha asegurado.

Por otro lado, cree que se trata de uno de los discos «más queridos y emblemáticos para los seguidores que están ahí desde el principio y va a ser como tener un detalle con ellos».

BALANCE SIN NOSTALGIA

En cuanto a qué balance hace de estos 25 años, González cree que, aunque hubiera tomado alguna decisión concreta de otra manera», dice estar «razonablemente satisfecho» con lo hecho. «No tengo excesivo sentimiento de culpa por no haber hecho otras cosas porque sé que, en algunos momentos, tuve que decidir muy rápido y, tal vez, con más tiempo, hubiera reaccionado de otra manera».

En todo caso, de las decisiones de las que dice no arrepentirse en absoluto es de haberse distanciado de la industria musical española para publicar sus discos de forma independiente en su propio sello, Varsovia Records, decisión que anunció con un manifiesto que tituló «Peleando a la contra».

Aquella decisión de autopublicarse, valora con la distancia, «me dio
impulso y confianza en mí mismo; me quité cierta negatividad y cierta sensación de bronca continua que tenía con las compañías que, afortunadamente, es algo a lo que desde hace mucho no he tenido que volver a enfrentarme después de aquello».

Tras pelear por su repertorio y llegar a financiarse hasta la cartelería de sus conciertos en aquella época, lamenta que aquella lucha «quita mucha energía para lo importante que es componer, cantar y tocar pero tomar aquella decisión de ir por mi cuenta me vino muy bien. De hecho, me empezó a ir mejor y empezó a venir más gente a los conciertos», recuerda.

Respecto a si se considera nostálgico, el rockero madrileño cree que lo es ahora, con 50 años, menos que cuando tenía 24. «Me movía más entre la nostalgia, entonces cuando no tenía recuerdos que ahora». En general, prosigue, me siento razonablemente contento con las cosas que han pasado y no soy alguien al que le guste mirar o recrearme demasiado en el pasado».

En todo caso cree que, actualmente, se ve haciéndolo mejor de como lo hacía hace 20 años. «Creo que canto un poco mejor, toco un poco mejor y tengo más seguridad en mí mismo y, además, ahora también bailo más, lo que significa que, siempre que se mueve el culo para bailar eso es síntoma de que estás contento».

En cuanto a sus planes de futuro, González desvela que ya ultima las composiciones para un nuevo disco con canciones propias, para el que dice que ya tiene nueve temas nuevos que le gustan «mucho».

En este sentido, cree que contar ya con nuevas canciones, es lo que «marca el pulso real de un músico, lo que te dice cómo estás como artista porque celebrar, está bien, pero mientras sigan saliendo las canciones, estoy tranquilo».

GIRA Y VERSIONES

Dentro de lo organizado en torno a este 25 aniversario, además de la gira, González ha editado una caja especial para todos sus discos en edición vinilo que incluye un libro cancionero con las letras y los acordes de todas las canciones de la discografía para poder tocarlas con la guitarra y fotografías inéditas de la época de cada disco.

Igualmente está a punto de publicar a primeros de noviembre un disco de versiones «Copas de Yate Vol.1», donde recrea canciones de otros artistas y bandas como Kiko Veneno, Josele Santiago, Juan Perro, Gabinete Caligari, Carlos Cano o Charly García.

Respecto a este proyecto, González explica que ha optado por elegir «títulos inesperados y huir de las versiones más previsibles. Quería que sirviera también como laboratorio de pruebas para la próxima visita al estudio con mis canciones nuevas».

Desde su perspectiva, se trataba de «hacer esto con un sentido lúdico sin perder profundidad ni emoción, porque quería que sonara espontáneo y libre, pero con una idea común, aunque tampoco muy desarrollada, de hacia dónde nos dirigíamos».

Se trataba, ha añadido, de no pervertir las canciones pero darles una vuelta de tuerca a algunas para llevármelas a mi terreno. Hacer un disco de versiones que no pareciera un disco de versiones» explica.

Quique González publicó su primer disco, «Personal» en 1998 y desde entonces ha publicado un total de 14 discos, 11 en estudio con composiciones propias, dos discos en directo y este último que ahora lanza de versiones.


Más información: