El sábado 17 de diciembre se volverá a celebrar, por décima ocasión, el Belén Viviente de Aranzueque, que comenzó a celebrarse en 2012 y únicamente se dejó de hacer el año 2000.

En torno a las 18.30 horas comenzará la representación desde el Monumento al Labrador, en la calle Mediodía. Desde allí, en Aranzueque se inicia la magia y se convierte en la aldea de Belén, con escenas de la Anunciación, lavanderas, leñadores, la prima Isabel, herrería, el sueño de José, panadería y mujeres haciendo artesanía y labores.

También hay un mercado con puestos de la época, censo, pastores, visita a Herodes, posada y, por supuesto, en los soportales del Ayuntamiento el Nacimiento del Niño Jesús, con la Adoración de sus majestades los Reyes Magos de Oriente.

Todo ello no sería posible sin la participación desinteresada de actores y figurantes, vecinos de Aranzueque, que llevan ensayando varias semanas, bajo la dirección de María José Herranz Sánchez, ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

Al acabar, en la Plaza Mayor, se invitará a los asistentes a un chocolate caliente, de parte de todo el equipo que compone la representación.