Aquí irán los nuevos desarrollos industriales de Cabanillas, al otro lado de la A-2, junto al Henares.
Aquí irán los nuevos desarrollos industriales de Cabanillas, al otro lado de la A-2, junto al Henares.

Ecologistas en Acción se ha quedado sin aliados en Cabanillas del campo en su oposición a utilizar los terrenos de ese municipio más próximos a la ribera del río Henares. Dentro de unos meses empezarán los movimientos de tierras para la construcción de un nuevo polígono, al otro lado de la A-2, dedicado a la logística… y con el acuerdo de todos los partidos políticos presentes en el Ayuntamiento.

Días pasados, el Pleno aprobaba y adjudicaba el Plan de Actuación Urbanizadora del ST-31 a la Unión Temporal de Empresas formada por Jesthisa y Hocensa, con el voto unánime de la corporación.

Las obras de urbanización en el sector terciario ST-31, el futuro Polígono de Moyarniz de Cabanillas del Campo, vienen de largo aunque aún no se haya movido ni un terrón. El largo proceso administrativo para la urbanización de este sector se inició en el año 2017, al aprobar y adjudicar el Programa de Actuación Urbanizadora que entonces inició un particular. Antes, durante y después las críticas ecologistas no han cesado. Hay obligación de mantener una franja de 200 metros de ancho desde la ribera del Henares hasta el inicio de la urbanización, requisito que presumiblemente no será suficiente para convencer a los que se oponen al salto de la autovía.

La entidad adjudicataria para la urbanización es una Unión Temporal de Empresas conformada por Jesthisa y Hocensa. No había muchas dudas, por cuanto era la única oferta presentada al concurso. La aprobación ha contado con el apoyo de todos los concejales de la corporación, de los grupos políticos de PSOE, PP, Ciudadanos, Vox y Unidas Podemos.

La aprobación del PAU supondrá la urbanización, como zona comercial compatible con industrial no molesta, de una superficie de medio millón de metros cuadrados de terreno, ubicada frente al actual Polígono 1 de Cabanillas, pero del otro lado de la A-2. Este suelo está catalogado como terciario por el vigente Plan de Ordenación Municipal, desde hace casi década y media, por lo que la actuación no ha supuesto una recalificación del terreno, sino el desarrollo mediante gestión indirecta de una actuación ya prevista en los planes de desarrollo de la localidad, como destacan desde el Ayuntamiento.

El polígono de Moyarniz, marcado en amarillo, en la parte inferior del plano.
El polígono de Moyarniz, marcado en amarillo, en la parte inferior del plano.

Denuncias de Ecologistas en Acción por un vertido

La aprobación de este proyecto casi ha coincidido en el tiempo con la denuncia de Ecologistas en Acción y el Grupo Local WWF Guadalajara por la existencia de un vertido “continuado e incontrolado” en el arroyo Cabanillas. Los líquidos provienen de un colector de aguas residuales industriales procedente del Polígono Industrial “La Quinta”, en el término municipal de Cabanillas del Campo. Los vertidos procedentes de este colector no reciben el tratamiento obligatorio de depuración de aguas residuales previo, y acaban en el río Henares.

El vertido se produce en el cruce del arroyo de Cabanillas con la vía pecuaria Vereda de la Rambla o de la Cañadilla. Dichas aguas residuales procedentes del polígono indicado, no son reconducidas a la EDAR de Cabanillas  del Campo. “En el punto de vertido hay, además de un fortísimo hedor, un gran impacto en la vegetación y fauna acuática del arroyo”, según señalan desde Ecologistas, que han procedido a comunicarlo a la Fiscalía de Medio Ambiente de Guadalajara para su estudio y evaluación.

Más información:

• Salinas demuestra estilo: acude a recibir el negativo “Premio Atila” de Ecologistas en Acción