Casas Colgadas de Cuenca, la imagen más conocida de la ciudad.
Casas Colgadas de Cuenca, la imagen más conocida de la ciudad.

La obra de rehabilitación de las Casas Colgadas de Cuenca ha quedado finalizada con la firma del acta de recepción que, a petición del Ayuntamiento, ha llevado a cabo el Consorcio de la Ciudad este miércoles. Una actuación que ha ejecutado la empresa ‘UTE CYR Proyectos y Obras, SL – International Services of Construction Uramid, SL’ con un presupuesto de 958.741,76 euros.

La actuación ha consistido, exteriormente, en la rehabilitación de la envolvente de todo el conjunto arquitectónico de las Casas Colgadas que comprenden la Casa de la Sirena y la Casa de Bajada a San Pablo, incluyendo revestimientos de fachadas, carpinterías, balcones, cubiertas y reja. En el interior se han rehabilitado y modernizado todos los espacios destinados a restaurante, ha informado el Consorcio en nota de prensa.

Entre las características de esta obra cabe destacar el concepto espacial interior, con un diseño basado en el propio Museo de Arte Abstracto Español, así como la recuperación de espacios anteriormente infrautilizados para conseguir una mayor superficie aprovechable y de rendimiento empresarial. Además, se ha dotado al conjunto edificatorio de un segundo acceso al público, siendo uno de ellos accesible para personas con movilidad reducida.

Mejoras en los balcones

Por otro lado, se han recuperado y puesto en valor los balcones, instalando puertas correderas y abatibles de madera, y pudiéndose utilizar estos espacios para la colocación de mesas del restaurante. Se han incluido también nuevas carpinterías de madera, con perfiles actuales que garantizan un cierre hermético, y el diseño de las instalaciones en general se ha basado en criterios de eficiencia, ergonomía y bienestar.

Asimismo, se han ocultado todos los cableados de instalaciones en exterior, en especial la iluminación decorativa, que quedará insertada en las piezas de los vierteaguas y en el propio pavimento del balcón.

El plazo de ejecución de la obra tuvo que ampliarse al surgir la necesidad de reforzar las vigas de la balconada de madera y, posteriormente, como consecuencia de la crisis sanitaria.

Más información: