El teletrabajo se ha vuelto a poner de moda por el coronavirus.
El teletrabajo se ha impuesto en muchas empresas y administraciones públicas.

La portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, ha informado de que el Consejo de Gobierno ha aprobado tras la negociación con sindicatos el decreto que regula la posibilidad de teletrabajar para los empleados públicos de la Comunidad Autónoma, que con la entrada en vigor de la norma podrán trabajar hasta el 50% de la jornada en algunos casos.

En rueda de prensa, Fernández ha señalado que esta nueva norma “podrá beneficiar al personal funcionario de la Junta, al personal laboral, a docentes no universitarios y a personal estatutario”, con mejoras como la ampliación del teletrabajo a todos los empleados, salvo los que realicen dirección o coordinación o deban estar cara al público.

“Derecho a la desconexión”

Otro de los aspectos más destacables del decreto es que la administración facilitará los medios electrónicos, se recoge el derecho a la desconexión, se regula el trabajo no presencial en condiciones extraordinarias y se crea una Comisión de Seguimiento para “ir mejorando la regulación en base a la experiencia”.

La opción de teletrabajar será “voluntaria y reversible” y siempre pendiente de “mejoras” vía negociación colectiva. Con la norma, considera Fernández, “se contribuye al desarrollo” de extremos como la movilidad sostenible e incluso la despoblación.

No se podrá superar al 50% de jornada en cómputo mensual ni el 33% del total de los equipos, siempre con criterios para dar permiso. Las mujeres víctimas de violencia machista, personas con discapacidad o enfermedad, trabajadores con necesidad de conciliar con menores de 12 años o personas con familiares discapacitados a su cargo tendrán prioridad para teletrabajar, igual que aquellos trabajadores que vivan en zonas despobladas.

Más información: