José García Salinas, alcalde de Cabanillas del Campo. (Foto: La Crónic@)
José García Salinas, alcalde de Cabanillas del Campo. (Foto: La Crónic@)

El alcalde Cabanillas del Campo, José García Salinas -quien también es titular de la Concejalía de Economía del Ayuntamiento- ha anunciado este viernes que llevará a un próximo Pleno del Ayuntamiento una propuesta para realizar una bajada del Impuesto de Bienes Inmuebles que tendrá su reflejo en las Ordenanzas Fiscales de 2021.

Será una bajada de casi el 6’5% en el impuesto actual, aunque “transitoria”. Esta medida se toma, según Salinas, como “mecanismo de ayuda a las familias de la localidad ante la crisis económica derivada de la pandemia sanitaria de COVID-19”. El mecanismo legal que se utilizará es una disposición transitoria que afectará en principio únicamente a la anualidad de 2021, regresándose automáticamente en 2022 al tipo actual.

García Salinas durante un Pleno del Ayuntamiento de Cabanillas del Campo.
García Salinas durante un Pleno del Ayuntamiento de Cabanillas del Campo.

Se ingresarán 400.000 euros menos

“Aunque la pandemia ha afectado sensiblemente a las cuentas municipales, pues este año tendremos una notable bajada de los ingresos respecto a lo presupuestado, y también se han incremento gastos derivados de las ayudas extraordinarias y medidas que estamos aprobando en estos meses, afortunadamente la situación de la tesorería municipal es buena, y vamos a poder asumir este esfuerzo temporal, aunque suponga el aplazamiento de alguna inversión”, explica el alcalde.

García Salinas calcula que esta bajada del IBI en un 6’5 por ciento en 2021 supondrá ingresar 400.000 euros menos el próximo año en este concepto; “pero el Ayuntamiento se lo puede permitir, porque además así ayudaremos a reactivar la economía, facilitando que ese dinero esté en manos de las familias de la localidad”, señala el alcalde y edil de Hacienda. La existencia de remanentes obtenidos con los superávit de los últimos años, unida a la cancelación que se realizó en 2019 de toda la deuda municipal (el consistorio no debe en estos momentos ni un euro en préstamos bancarios) son los pilares que van a poder soportar esta decisión.

Más información: