CSIF ha reunido este sábado en Guadalajara a una veintena de empleados públicos dentro de la campaña ‘No más agresiones’, que persigue ofrecer mecanismos de defensa ante una problemática que afecta a todos los sectores de la Función Pública.

Así, el sindicato ha celebrado un curso de autoprotección en el que se han analizado e impartido técnicas para evitar una agresión y se han mostrado métodos para poner una distancia de seguridad con el agresor aprovechando el mobiliario y el entorno, además de que se ha incidido en el autocontrol en el manejo de situaciones complicadas.

En el ámbito sanitario, donde el problema de las agresiones se padece con especial virulencia, se registraron en Guadalajara 72 incidentes el pasado año; 58 agresiones a mujeres y 14 a hombres. De ellas, 60 fueron verbales; 9 de carácter físico; 2 escritas y 1 incidencia en la destrucción de material.
En toda Castilla-La Mancha se registraron un total de 627 agresiones en el Sescam, 444 de ellas a mujeres, de acuerdo a los datos registrados en el Plan Perseo.