Al fondo, el reactor de la central nuclear de Trillo.
Al fondo, el reactor de la central nuclear de Trillo. (Foto: La Crónic@)

El Ejército del Aire y de Tierra se ha desplegado o terminarán de hacerlo este sábado para garantizar la seguridad física de las centrales nucleares de Almaraz (Cáceres), Trillo y Cofrentes (Valencia), según ha informado este viernes el jefe del Estado Mayor de la Defensa, el Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el general Miguel Ángel Villarroya.

Lo que hará el Ejército será, según han informado a Europa Press para LA CRÓNICA fuentes conocedoras del sistema de seguridad física de las centrales nucleares, es sustituir a la Guardia Civil en su tarea de garantizar la seguridad física de los emplazamientos, en tanto en cuanto son infraestructuras críticas ya que la Guardia Civil está reforzando otras tareas en el conjunto de España en la lucha contra la expansión del coronavirus en el marco del Estado de alarma, como los controles de los desplazamientos en las carreteras.

Así, aseguran que una vez termine el estado de alarma cuando se venza al COVID-19, la Guardia Civil retornará a su labor habitual. En concreto, lo que hace la Benemérita en las centrales nucleares básicamente es recorrer el perímetro para garantizar la protección física de las mismas, aunque la información más precisa respecto a sus funciones es de carácter confidencial por motivos de seguridad nacional.

De acuerdo con el Real Decreto 1086/2015 el Ministerio del Interior es el encargado de organizar el despliegue y la implantación de las Unidades de Respuesta, de acuerdo con la adecuación de la estructura orgánica, la dotación necesaria en las plantillas de personal y los medios, en la Dirección General de la Guardia Civil.

La Guardia Civil, en situaciones normales, tiene una unidad de respuesta ubicada permanentemente en el interior de las centrales nucleares y aquellas instalaciones nucleares en función de la amenaza a su base de diseño con el objetivo de proporcionar una respuesta adecuada en caso de que se materialicen “amenazas antisociales de origen humano que puedan determinar o elevar el riesgo de robo o sabotaje”.

Será ahora el Ejército, en sustitución de la Benemérita la que reacciones en caso de ataque o intrusión, para neutralizarlo o contenerlo y mitigar así sus efectos.

¿Y en Cataluña?

Aún no se ha efectuado ese despliegue en las centrales nucleares situadas en Cataluña, Ascó y Vandellós (Tarragona). El titular de ambas centrales, ANAV (Asociación Nuclear Ascó-Vandellós), ha afirmado a Europa Press que “a día de hoy (viernes) a las 15.30 horas” el Ministerio del Interior “no ha notificado” oficialmente que el Ejército vaya a sustituir a la Guardia Civil en la defensa de la seguridad física de ambas centrales. Si bien, admiten que “esto puede cambiar”.