En la pared, las nuevas tomas de gases medicinales instaladas en las sala de Rehabilitación del Hospital de Guadalajara.
En la pared, las nuevas tomas de gases medicinales instaladas en las sala de Rehabilitación del Hospital de Guadalajara, para su uso cuando sea necesario para atender a pacientes críticos de coronavirus.

Ya ocurrió la pasada primavera, cuando el Hospital de Guadalajara se llenó con más de 300 pacientes simultáneos de coronavirus. Entonces, como una de las soluciones de emergencia, se recurrió a llenar de camas las salas de Rehabilitación, en una imagen que los lectores de LA CRÓNICA pudieron conocer a través de nuestro diario. Ahora, cuando la ocupación por COVID no llega a la sexta parte, se ha terminado una adaptación de esas y otras dependencias, que serían usadas en caso de necesidad y con mejores medios que entonces.

Camas en las salas de Rehabilitación del Hospital de Guadalajara.
Camas en las salas de Rehabilitación del Hospital de Guadalajara, la pasada primavera.

Los últimos trabajos que se han realizado a lo largo del verano se han centrado en la Unidad de Día de Geriatría y en el área de Rehabilitación. En ambos casos se ha procedido a la instalación de gases medicinales, con el fin de dotar a estas dependencias de oxígeno y facilitar con ello el proceso de habilitar camas si fuera necesario.

Los trabajos han contado con un presupuesto de 20.000 euros y permiten disponer de hasta 42 nuevos puestos para pacientes agudos en estas dos áreas del Hospital de Guadalajara.

Más información: