17.8 C
Guadalajara
18 mayo 2024
InicioOpiniónJOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Fango, muros y cordón sanitario

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Fango, muros y cordón sanitario

En el ágora, con miedo o sin él, de momento solo hay fango, muros y un cordón sanitario.  Artículo de opinión de José Luis Heras Celemín.

-

Fango: Vilipendio, degradación, lodo hecho con residuos térreos donde hay agua detenida. Muro: Pared, tapia, cerca o muralla. ‘Cordón sanitario’: Acuerdo entre partidos políticos para aislar a otro y evitar que llegue al poder o prevenir la expansión de una ideología. 

Una parte del espectro político nacional ha decidido un cordón sanitario sobre o contra una formación política a la que tildan de extrema derecha: Vox. No es importante quien, cómo sea y quien esté en Vox. Lo importantes es que existe un acuerdo entre partidos para evitar la actividad y desarrollo de otro que está dentro de la ley. Un pacto entre el PSOE que gobierna en coalición con la izquierda comunista de Sumar y el grupo de independentistas que apoyan al Gobierno. Es grave que se busque la exclusión de un grupo político en el contexto nacional. Y muy peligroso que en democracia alguien crea que tiene facultad para fabricar fangos propios e inventar chapoteos ajenos para cercar a una parte de la sociedad, enfrentar a grupos y levantar muros entre españoles. En el Estado de derecho que tenemos, no hay licencia ni poder fuera del Estado para privar de derechos constitucionales a nadie. Ley. A palo seco. Aplicada a todos. También al gobierno.

El brote de un cordón sanitario tiene origen en motivos varios, ninguno aceptable dentro de la ley, pero, además, revela características ocultas que conviene advertir: Es síntoma de la condición no demócrata de quienes lo impone. Y consecuencia de dos circunstancias: Falta de convicción en tesis y principios ideológicos propios. Y miedo a perder en un examen-litigio público en controversia con otros. Frente al contraste de principios, ideologías, ofertas y razón, la imposición de fango, muro y verborrea. En vez de opinión libre con diálogo, deducciones y hechos razonados, sentimiento hereditario, vísceras en agallas, humores y aflicciones. Con ello, se busca y consigue, además del aislamiento sociopolítico de grupo, al que se priva de publicidad, la condena al ostracismo de un rival, al que se niega la oportunidad de contraste y debate.

Con discurso único, impuesto por los fabricantes del cordón sanitario, la libertad, claridad y limpieza propias del sistema político actual menguan, pueden quedarse en muy poco o desaparecen. En consecuencia, si se sigue como se ha iniciado y estamos, hay que esperar, y temer, lo que puede venir en el futuro: Ambiente y entorno hechos a medida del Gobierno. Sociedad más pobre y retrasada, entretenida y adormecida por los medios de comunicación con finaciación pública o subvencionada. Ciudadanía silente domada. Casta política única, monolítica, copando puestos y aprovechando el fruto del trabajo y penurias de obreros y clase media. Una situación distinta a las habidas a lo largo de la historia, mezcla de Comunismo si éste aflora y evoluciona hacia adelante o atrás, Socialismo post socialdemocracia si sigue o mantiene parte de su esencia. Los restos del ‘sanchismo’, que ahora denuncia y combate parte de la oposición si, como medio de vida, sigue y sirve  con o después de Pedro Sánchez. Y lo nuevo en una sociedad nueva dificil de prever.

Es posible que a la vuelta de la esquina espere cualquier cosa: Pobreza, con pobres. Caciquismo con caciques. Populismo con o sin líderes del pueblo. Dictadura, con un dictador o varios de izquierda o extrema izquierda. Dura o blanda, una forma de convivencia que no es democracia. En el ágora, con miedo o sin él, de momento solo hay fango, muros y un cordón sanitario. 


Más artículos del mismo autor:

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / El oso y Pedro Sánchez

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Desayuno con la embajadora de Alemania en Madrid

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Más Madrid destapa el trampantojo

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Revilla dice cosas

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Cerca del Congreso de los Diputados, tres hombres del PP hablaban bajito

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Putas, cocaína y diputados

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / La alternativa económica del PP

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Lobato (PSOE) no huele a vainilla, aún

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / ¿Toda la izquierda contra la derecha? Madrid da claves..

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Chivo «esquilao»

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Para Ayuso, antes el PSOE que Más Madrid

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Canto del cisne en Ciudadanos

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Albares y Meloni

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Reyes Maroto, ministra “ata aquí”

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Los ministros no son monos aulladores

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Debate sobre el Estado de la Nación

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / La AIReF y el futuro de España

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / La OTAN, con churros y una bestia

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / La lección de Andalucía

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Un pato cojo en la Moncloa

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Un final digno para Sánchez

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / “Ministro perejil”, como indicio

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Dos ministros deben salir del Gobierno

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Feijóo, cuatro estaciones

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Política con churros en “El Manolo”

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Ciudadanos desmadejado

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Con Feijóo puede que no baste

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Reaparece Soraya

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Finiquito al Gobierno Sánchez

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Fallida pinza a tres en el Congreso

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / En vanguardia, La Vanguardia

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Casado, en la picota

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Chistera y Vox en la sesión de control

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / El Pisuerga pasa por Valladolid

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Bofetada al Gobierno y a la banca

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / PP con morbo

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Vox en familia, sólo

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Bolaños, ministro de la Presidencia

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Autorretrato de la presidenta del Congreso de los Diputados

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Jersey gastado, como regalo de Reyes

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Sindicalismo sin corbata en el Ritz

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Don Francisco Romero López, y Don

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Cayetana en el PP, políticamente indeseable

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / El PP, al trantrán

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Militancia PP, con pamplinas o sin ellas

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Un ministro en el espejo

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Congreso PSOE-Sánchez, sin «g» ni «r»

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Guardias civiles el 12 de octubre

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Yolanda empieza por yo

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Bajar a Madrid, al Ritz, desde unas zapatillas

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Sánchez, dueño y señor de vidas y haciendas

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Afganistán, Pedro Sánchez, Íñigo Errejón…

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Informaciones «Moncloa Palace»

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Marlaska y el M.A.L.

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Reventón del Gobierno

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Libertad, Código Penal, Fiscalía y ministros

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Judicialización política de un indulto

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Pablo Casado tendrá que gobernar

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Sánchez, Iglesias y Arrimadas, ¡a empinar chiringas!

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Balas en campaña

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Ministra con vocales fuertes y débiles

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / El intríngulis y Yolanda Díaz

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Pablo Iglesias y la regla oro de fiscal

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Idiotas en La Moncloa

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Doña Inés (arrimadas) de Murcia a Lavapiés

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / En el PP, tibios, triviales y flojos (o no)

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Urnas y runas en Cataluña

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Fondos europeos ante el Consejo de Estado, con el Gobierno al acecho

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Iceta, Darias, Don Tancredo y Tentetieso

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Crisis ministerial, no de Gobierno

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Sánchez, vicepresidente de su vicepresidente

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Populismos

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Discurso real 2020, un mosaico sustantivo

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Pateras en Canarias, aviones a cualquier sitio y un señor de Albacete

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / PNV, Ortuzar y el tridente de Neptuno

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Traspasar a Pedro Sánchez

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Puñetazos en la mesa y codazos en el hígado

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Alarmas ante el proyecto de Ley de los Presupuestos

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / La ministra de Hacienda, contra unos Presupuestos Generales del Estado de consenso

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Salvador Illa puede salir del Gobierno, por guapo

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Una trampa del Gobierno

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Cortejo PSOE-Casado ante Abascal e Iglesias

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Moción de censura como disculpa

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Confinados y confitados en Madrid

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Pregunta sin respuesta sobre el futuro

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Sánchez y Díaz Ayuso “ab urbe condita”

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / La Operación Kitchen, retrato de cuerpo entero del PP

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Clan Neguri, relevo en BBVA, alboroto en ABC y una fusión

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / El posado de Irene Montero

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Ciscar políticos

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Sánchez en Bruselas: Papel o papelón

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Rescate europeo y madriguera de conejos

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Sánchez e Iglesias, “tanto monta”, sin pollos

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Los calzoncillos de Iglesias en el Gobierno de Sánchez

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Una ministra de Hacienda sin cometa

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Marlaska y la cabra de la Legión

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / La volatilización de Pablo Iglesias

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Alarmas en el estado de alarma

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Cuchipanda de ministras y ministros

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Un ministro agarrado al micro

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Gobierno, no panda moñas

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Sánchez y su Gobierno deben responder

JOSÉ LUIS HERAS CELEMÍN / Pedro Jota, un periodista metido a empresario