Madrid, visto desde Guadalajara al atardecer. (Foto: La Crónic@)
Madrid, visto desde Guadalajara al atardecer. (Foto: La Crónic@)

El ministro de Sanidad Salvador Illa ha descartado un confinamiento perimetral de Madrid, lo ha considerado innecesario y ha afirmado que “las medidas para contener el virus deben ser muy bien pensadas”, en respuesta a los presidentes autonómicos de Castilla y León y Castilla La Mancha, que según algunas fuentes habrían reclamado confinar la capital. Desde el Gobierno de Castilla-La Mancha se ha asegurado a LA CRÓNICA que en ningún momento el presidente García-Page se ha expresado en esos términos ni ha planteado tal medida en la actual situación.

El responsable del Ministerio de Sanidad ha reconocido que concentraciones urbanas como Madrid o el área metropolitana de Barcelona son espacios con dificultades especiales y que afectan a los territorios contiguos, pero ha afirmado que “en líneas generales se está haciendo un trabajo correcto en todos lados”.

También ha insistido en que “las decisiones sanitarias se toman por la evolución de la pandemia y por motivos de salud pública” y no por motivos económicos, y ha reiterado que la decisión de evitar confinamientos masivos es estrictamente epidemiológica.

Salvador Illa ha asegurado este jueves que el Gobierno no se plantea confinamientos generales ni medidas masivas para controlar los brotes de coronavirus en España y ha apostado por realizar “medidas quirúrgicas” según la situación de cada territorio. “No procede hacer medidas generalizadas; tenemos que detectar precozmente y actuar con una contundencia proporcionada”, ha afirmado Illa en una entrevista en el programa matinal de SER Cataluña. 

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, durante una visita oficial a Jadraque.

“Bomba radiactiva vírica”

Las explicaciones de Illa llegan horas después de la reunión mantenida con los presidentes de las dos Castillas y de unas contundentes declaraciones de García-Page, en las que valoró que el “80 por ciento de los casos” de todos los que tuvo Castilla-La Mancha “vinieron de la bomba radioactiva vírica que se plantó en Madrid”. También reflexionó que a Castilla-La Mancha le irá “bien o mal” en función de que “se controle o se descontrole” la comunidad vecina.

García-Page también abogó en ese contexto por la cooperación entre autonomías vecinas y ha destacado que Castilla-La Mancha y Madrid mantienen una “relación fluida y dialogante” y pidió que “nadie intente utilizar la diferencia política entre gobiernos para crear problemas”. “Es esencial que haya coordinación en estrategias en el centro de España”, resaltaba este miércoles el presidente castellano-manchego.

Pocos datos de la reunión

Del contenido de la reunión con el ministro, en primera instancia ha trascendido poco, apenas nada más que el acuerdo de mantener reuniones periódicas para coordinar actuaciones frente al Covid-19.

El Ministerio de Sanidad ha notificado 8.581 casos de Covid-19, de los cuales 3.663 han sido diagnosticados en las últimas 24 horas. De ellos, 56 corresponden a Castilla-La Mancha (24.664), 72 a Castilla y León (29.689) y 1.362 a Madrid (130.579).

El encuentro por vía telemática con los consejeros de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández, de la Comunidad de Madrid, Jesús Ruiz Escudero, y de Castilla y León, Verónica Casado, tuvo lugar al término del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS). Por parte de Sanidad han asistido al encuentro con los consejeros, además del ministro, la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, la directora general de Salud Pública, Pilar Aparicio, y el director del CCAES, Fernando Simón.

Más información: