García-Page, en los toros.
García-Page, en los toros.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha defendido su postura de mantener algunos festejos taurinos a lo largo de los meses de julio, agosto y septiembre en la Comunidad Autónoma, algo que ha justificado asegurando que de esa manera se podrá “mantener la chispa encendida” de la afición.

En una entrevista con Trece Tv, ha aprovechado que se haya planteado este asunto para salir al paso de las críticas de Pacma, que este mismo lunes consideraba que celebrar festejos a puerta cerrada es “ilegal”.

“No es ilegal. No debería serlo ni en Cataluña. Lo que es ilegal es no mantener la distancia, y eso lo hace de momento inviable. Pero en julio, agosto y septiembre sí queremos organizar festejos, con el sector y con ayuda económica para mantener la llama encendida, aunque sea en una temporada atípica”, ha aseverado el presidente de Castilla-La Mancha.

Días pasados, el propio García-Page sugirió que en la región los primeras corridas de toros tras la pandemia podrían ser televisadas por CMM, la televisión pública regional. En ese caso, la limitada presencia de público no sería ningún problema. Es una estrategia para la recuperación de los festejos taurinos que también se está planteando Canal Sur en Andalucía.

Las críticas de Pacma

El Partido Animalista (PACMA) ha dirigido un escrito al presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en el que considera que celebrar festejos taurinos a puerta cerrada y sin público es ilegal, “como demuestra un informe jurídico elaborado por el partido en base a la normativa que regula la celebración de festejos taurinos”.

«En ella se especifica que el desarrollo de los espectáculos taurinos debe ajustarse a los ‘usos tradicionales’, usos que deben llevarse a cabo ‘atendiendo a los deseos del público’. Por tanto, si no hay público, su celebración no es legal», ha asegurado PACMA en nota de prensa.

De ahí que el Partido Animalista haya instado al Gobierno autonómico a tomar en consecuencia las medidas administrativas necesarias «para impedir la celebración de cualquier festejo de este tipo».

«Celebrar festejos taurinos a puerta cerrada y sin público es legalmente inviable, como demuestra el citado informe, y por tanto cualquier celebración de este tipo debe paralizarse inmediatamente», han insistido.

Esta formación ha terminado tildando de «indignante que los taurinos intenten saltarse su propia normativa, la que regula sus propios espectáculos de tortura, y que los gobiernos apoyen y fomenten esta actuación fuera de la legalidad».