García-Page, durante la videoconferencia con Pedro Sánchez del 7 de junio de 2020.
García-Page, durante una videoconferencia con Pedro Sánchez del 7 de junio de 2020.

El Gobierno de Castilla-La Mancha celebrará este sábado, 24 de octubre, un Consejo de Gobierno extraordinario con el fin de solicitar al Ejecutivo central la aplicación del estado de alarma.

Así lo ha confirmado este viernes el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en declaraciones a los medios en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), hasta donde se ha desplazado para recoger el premio ‘Turismo de Interior’ que otorga el periódico ‘La Razón’.

“Creo que hay consenso entre las autonomías y necesitamos una sensación general y de protección. Vamos a medir a lo largo de la semana que viene la concreciones. Me interesan parámetros homogéneos y unidad de mensaje para que España no sea un puzzle y tengamos un patrón”, ha indicado.

Limitar la movilidad

A preguntas de los medios, se ha mostrado partidario de medidas de restricciones de movilidad, todo dentro de “una horma nacional”. “El barco necesita capitán y aunque las comunidades autónomas gestionamos el estado de alarma no puede haber 17 estados de alarma”, ha abundado. Por ello, ha pedido “sentido común” e ir “todos en el mismo sentido de la circulación”.

Con todo García-Page da por seguro que este sábado el Gobierno de España amparará las peticiones de declaración de estado de alarma que varias comunidades autónomas están pidiendo a lo largo de la tarde del viernes, pero ha insistido en que “lo razonable es extenderlo al conjunto nacional y dejar en manos de las autonomías la forma de graduar” su aplicación.

“Hasta el País Vasco y Cataluña están en esa dirección”

“Queremos un planteamiento de Estado y no medidas contradictorias con base graduable o única”, ha afirmado.

Entiende García-Page que incluso País Vasco y Cataluña están “en esa dirección”. “Creo que todo el mundo entiende por lo que estamos pasando. No podríamos perdonarnos a nosotros mismos en la segunda ola tener la ingenuidad de la primera. Es mejor adelantarse a acontecimientos por lo que pudiera pasar”, ha zanjado.

Con este anuncio, Castilla-La Mancha se convierte en la sexta región en avanzar su intención de pedir el estado de alarma tras País Vasco, Extremadura, Cataluña, Asturias y La Rioja, además de la ciudad autónoma de Melilla.