Recreación de la terminal del Puerto de Tarragona en Guadalajara.
Recreación de la terminal del Puerto de Tarragona en Guadalajara.

Después de mucho esperarlo, el Puerto de Tarragona ha dado ya el paso decisivo para que su terminal intermodal de Guadalajara sea una realidad. Se ubicará en la Ciudad del Transporte, a caballo de los términos municipales de Marchamalo y de la propia capital, junto a la carretera de Fontanar. El dato irreversible se llama “Expediente: 2020_051” y es la nomenclatura oficial para referirse a la licitación de las primeras obras sobre el terreno, por valor de casi 6 millones de euros.

El expediente acaba de ser publicado en la Plataforma de Contratación del Sector Público, según ha podido confirmar LA CRÓNICA. En esencia, la Autoridad del Puerto de Tarragona busca ofertas de empresas dispuestas a acometer la explanación y la ejecución de los viales para su centro logístico en Guadalajara, que contará con una conexión ferroviaria. En el término de la capital se procederá a la “adecuación de parcela intermodal”, mientras que en el de Marchamalo se trabajará en la “agrupación de parcelas intermodales”.

Las ofertas podrán presentarse hasta la medianoche del próximo 18 de noviembre de 2020. El valor estimado del contrato es de 4.722.781 euros, más impuestos.

Una inversión esperada desde 2012

El anunció se publicó a primera hora del jueves, 22 de octubre. Tres días antes, el presidente de Puertos del Estado, Francisco Toledo, mantenía una reunión de trabajo con Josep Maria Cruset, y Ramón Ignacio García, presidente y director, respectivamente, así como los responsables económico-financiero y de Recursos Humanos de la Autoridad Portuaria de Tarragona.

En el encuentro se consensuó el Plan de Empresa 2020-2024, período en que se invertirán más de 330 millones de euros (169 de fondos públicos y 162 de capital privado). Josep María Cruset resaltó ante su interlocutor del Estado que la apuesta estratégica por la intermodalidad será determinante para el crecimiento del Port de Tarragona en los próximos años, concretado entre otros proyectos en el desarrollo de la Terminal Intermodal de Guadalajara.

Se mantiene el interés por la Ciudad del Transporte

Según las estimaciones con las que trabajaba el Puerto de Tarragona hace años, la terminal tenía que haber estado operativa desde principios de 2020. Con esas previsiones de fechas se llegó a presentar el proyecto en un acto en dicha localidad catalana. Para cumplir esos plazos se contaba con que en las primeras semanas de 2018 se hubiera iniciado la tramitación que ahora, por fin, ha dado comienzo para licitar las obras.

Lo que no ha cambiado con el tiempo es el sentido de la inversión. La futura terminal Puerto Centro, sobre una superficie de 150.000 metros cuadrados, permitirá al Puerto de Tarragona expandirse hacia el centro de España, con capacidad para canalizar los principales flujos de mercancías nacionales e internacionales entre ferrocarril y carretera hacia los puertos marítimos y los centros de distribución en la Meseta.

Los primeros movimientos en los despachos, previos a los futuros movimientos de tierra, se iniciaron en el ya lejano 2012. Al menos, ya parece algo irreversible.

Más información: