El Puerto de Tarragona prevé invertir más de 150 millones de euros en los próximos cuatro años, según se desprende de su Plan de Empresa 2020, que pone el acento en la construcción y puesta en marcha de nuevas infraestructuras.

Ese plan recoge las inversiones necesarias para la creación del Puerto Seco de Guadalajara-Marchamalo, y el Puerto de Tarragona destinará más de 10 millones en los próximos cuatro años a la construcción de esta infraestructura situada en el Corredor de Henares, entre los términos municipales de Guadalajara y Marchamalo, para mejorar la intermodalidad y conectar el enclave con el centro de la Península Ibérica.

La Terminal intermodal de Guadalajara estará conectada con su gemela, la Terminal de La Boella, situada en la zona portuaria de Tarragona y que consta de cuatro vías para la composición de trenes de 750 metros de largo.

Así se ha puesto de manifiesto en la reunión entre el presidente de Puertos del Estado, Salvador de la Encina Ortegal, y los responsables del Puerto de Tarragona, según ha informado el enclave portuario este lunes en un comunicado.

Este plan incluye las principales inversiones que permitirán la implementación de los objetivos estratégicos del Puerto de Tarragona en diversificación de tráficos, mejora de la intermodalidad y mejora de la movilidad interna, entre otros.

El presidente del Puerto de Tarragona, Josep Maria Cruset, ha destacado que uno de los proyectos más importantes es la puesta en marcha de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL), con una inversión de más de 20 millones de euros en los próximos cuatro años.