Sede del INSS en Guadalajara. (Foto: La Crónic@)
Sede del INSS en Guadalajara. (Foto: La Crónic@)

Al finalizar el año 2019, en la provincia de Guadalajara había 14.956 autónomos dados de alta en el INSS. Es difícil saber cuántos quedarán al finalizar 2020. Para intentar atenuar los daños del COVID-19, el Gobierno de España planteó una ayuda económica a estos pequeños empresarios, destinada a los que no hubieran podido segbuir con su actividad. Según los propios datos oficiales, llegará a uno de cada tres de los censados, aunque el bloqueo de la actividad económica fue total en casi todos los sectores. Hostelería, comercio y construcción serán los sectores más beneficiados por este dinero.

En concreto, 5.873 autónomos han empezado a recibir esa compensación desde este viernes en la provincia de Guadalajara, como prestación extraordinaria por la crisis de la COVID-19. Esta medida implica la exoneración de cuotas a la Seguridad Social de forma temporal y una prestación equivalente al 70% de la base reguladora, con un mínimo de 661 euros.

El subdelegado del Gobierno de España en Guadalajara, Ángel Canales, ha destacado que esta prestación “forma parte del escudo social desplegado por el Gobierno de España para para proteger el empleo, las empresas y las familias”. Canales ha agregado que “los autónomos deben ser uno de los pilares básicos en la recuperación de la actividad económica”.

“Necesitamos de su talento y de su impulso para la reconstrucción del país. Por eso se han arbitrado por primera vez medidas como esta prestación para protegerles y contribuir a que su actividad se vea afectada lo menos posible”. De hecho, ha recordado que también esta misma semana se ha ampliado el periodo de aplazamiento sin intereses de las obligaciones tributarias para autónomos y para pymes.

Canales ha querido agradecer también el trabajo que están desarrollando los trabajadores del Servicio Estatal Público de Empleo (SEPE) para agilizar al máximo la tramitación de los expedientes y lograr que los beneficiarios puedan percibir la ayuda cuanto antes, “aminorando así el impacto de la crisis sobre su economía familiar”.

Aceptada para casi todos los que la solicitaron

La prestación extraordinaria que empieza a abonarse a partir del viernes, aprobada en el Real Decreto-ley 8/2020 de 17 de marzo dentro de la situación del estado de alarma, implica una ayuda de una cuantía de, como mínimo, 661 euros mensuales. Corresponde al equivalente al 70% de la base reguladora y, además, conlleva la exoneración de cuotas a la Seguridad Social de forma temporal.

En el conjunto de España, 1,4 millones de autónomos empezarán a percibir esta semana la prestación extraordinaria, por un importe global de unos 1.200 millones de euros, que sumados a los desembolsados el pasado mes de abril, suponen alrededor de 2.500 millones de euros en prestaciones. A fecha 26 de mayo, hay 1.412.605 autónomos con esta prestación concedida, el 94,62% de los 1.492.768 trabajadores por cuenta propia que la han solicitado.

Beneficiarios

Para acceder a esta prestación, el trabajador o trabajadora por cuenta propia debe estar inscrito en el régimen de la Seguridad Social correspondiente. El requisito es verse afectado por el cierre del negocio debido a la declaración del estado de alarma o haber sufrido una merma del 75% en la facturación del mes natural anterior a la fecha de la solicitud.

Para acreditar la pérdida de ingresos, el solicitante debe aportar la información contable que lo justifique. Para ello podrá presentar desde la copia del libro de registro de facturas emitidas y recibidas, el libro diario de ingresos y gastos, el libro registro de ventas e ingresos, hasta el libro de compras y gastos. Si no está obligado a llevar esa documentación de contabilidad, valdrá cualquier medio de prueba admitido en derecho, como el taxímetro en el caso de los taxistas.

El trámite se debe realizar a través de las mutuas colaboradoras de la Seguridad Social y no se requiere periodo mínimo de cotización. Además, es compatible con cualquier otra prestación de la Seguridad Social que el solicitante viniera percibiendo y fuera compatible con el desempeño de la actividad que desarrollaba.

La Tesorería General de la Seguridad Social ya ha devuelto la parte correspondiente de la cuota de marzo de 1.028.016 autónomos y autónomas a los que se les concedió la prestación después de haber pasado la orden de cobro. El importe de la devolución asciende a 169,06 millones de euros.