Control de la Guardia Civil, en una imagen de archivo.
Control de la Guardia Civil, en una imagen de archivo.

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha iniciado este lunes una nueva campaña de vigilancia y control de alcohol y drogas al volante. Estos controles reforzados se mantendrán hasta el próximo domingo.

Durante esta semana, agentes de Tráfico de la Guardia Civil y de policías locales de ayuntamientos de la provincia incrementarán los controles preventivos, que realizarán en cualquier carretera y a cualquier hora del día, y a cualquier usuario de la vía: conductor, ciclista e incluso usuarios de patinetes.

La subdelegada del Gobierno de España en la provincia de Guadalajara, Mercedes Gómez, ha destacado que “la incidencia del consumo de alcohol y drogas en la siniestralidad es elevada, porque también con pequeñas tasas dentro de los márgenes legales permitidos el riesgo de sufrir un siniestro es importante”. Por eso, ha asegurado que “no sólo es importante insistir en la tolerancia cero con este tipo de conductas, sino también impedir que personas que hayan bebido o hayan ingerido cualquier tipo de drogas se pongan al volante y, en cualquier caso, evitar siempre subirse a un vehículo en el que el conductor se encuentre en esas condiciones”. De hecho, ha recalcado que “la única tasa segura es 0,0%”.

Por su parte, el director provincial de Tráfico, Juan José Arriola, ha señalado que “el alcohol no sólo está relacionado con una mayor accidentalidad, sino que también repercute en una mayor mortalidad, al ser un factor relacionado con un peor pronóstico en las lesiones sufridas”. Además, ha resaltado que “gran parte del consumo y el inicio de los viajes se produce en entornos urbanos, donde los siniestros pueden tener graves consecuencias para los usuarios vulnerables”. Por este motivo, ha pedido máxima prudencia a los conductores y ha agradecido especialmente el esfuerzo y la colaboración de los ayuntamientos en esta campaña.


¿Cómo nos afecta el alcohol al conducir?

La siguiente tabla muestra de manera resumida los efectos del alcohol en la conducción:

 

De 0,3 hasta 0,5g/l

(Inicio zona de riesgo)

De 0,5 a 0,8g/l

(Zona de alarma)

De 0,8 a 1,5g/l

(Conducción peligrosa)

De 1,5 a 2,5g/l

(Conducción altamente peligrosa)

Aumento tiempo de reacción Peor percepción de distancia Graves problemas de percepción Graves problemas de percepción, de atención, de control y coordinación
Se subestima la velocidad Problemas de visión Grandes problemas de atención y  coordinación
Problemas de coordinación Incremento de la somnolencia

 

Por tanto, aun con tasas de alcoholemia dentro de los márgenes legales permitidos (primera columna), el riesgo de provocar un accidente puede verse incrementado. De hecho, en estos casos, el riesgo de sufrir un accidente se multiplica por dos, incrementándose exponencialmente en el resto de casos.


 La referencia de la campaña de 2021

En una campaña similar, en diciembre de 2021, en vías interurbanas se realizaron un total de 2.677 pruebas en las que 17 conductores circulaban con una tasa de alcohol superior a la permitida, mientras que en vías urbanas se detectaron siete conductores sobre un total de 363 pruebas. En el caso de drogas, de 105 pruebas realizadas, 36 conductores presentaban algún tipo de sustancia. 

Según la memoria anual del Instituto Nacional de Toxicología (2021), en el 49,4% de los muertos en carretera en 2021 se detectó presencia de alcohol, drogas o psicofármacos, aisladamente o en combinación. Cabe destacar que, de los 180 peatones fallecidos que se analizaron, un 37,8% dio resultados toxicológicos positivos a alcohol, drogas de abuso y/o psicofármacos, aisladamente o en combinación.

Alcohol, coches… y lo que dice la ley

La Ley de Tráfico y Seguridad Vial fija las tasas máximas de alcohol permitidas para los conductores, así como la prohibición de conducir con presencia de drogas en el organismo. La reciente modificación de la ley introdujo la tasa 0 alcohol, tanto en sangre como en aire espirado para los conductores menores de edad.

Además, desde el 6 de julio de 2022, los conductores de los vehículos destinados al transporte de viajeros por carretera que dispongan de interfaz para la instalación de alcoholímetros antiarranque, estarán obligados a utilizar estos dispositivos. La normativa europea, Reglamento (UE) 2019/2144, establece la obligación de que lleven este interfaz los vehículos homologados a partir del 6 de julio de este año y los matriculados nuevos a partir del julio de 2024.

Por su parte, el Código Penal tipifica los delitos contra la seguridad del tráfico y establece las siguientes penas para conducir con exceso de alcohol o bajo la influencia de drogas.

Más información: