Recreación del Covid-19, el nuevo coronavirus.
Recreación del Covid-19, el nuevo coronavirus. Covid-19, nuevo coronavirus 30/3/2020


El esfuerzo investigador en todo el mundo empieza a dar resultado, aunque el avance que acaba de concitar más interés sea de unos investigadores de Estados Unidos. Estos, utilizando el ARN que se encuentran en diferentes tipos de células, han identificado a células concretas que podrían ser el ‘blanco’ al que ataca el nuevo coronavirus, cuya enfermedad se conoce como Covid-19.

En concreto, los científicos, cuya investigación ha sido publicada en la revista ‘Cell’, han hallado subconjuntos de células en el pulmón, las fosas nasales y el intestino que expresan el ARN de ambas proteínas mucho más que otras células. Conociendo cuáles son los objetivos prioritarios del COVID-19 en sus ataques y sus características, será más eficaz organizar la defensa más adecuada para el cuerpo humana, en forma de la tan necesaria vacuna.

Poco después de que comenzara la pandemia por el nuevo coronavirus, los científicos descubrieron que la proteína viral “pico” se une a un receptor en las células humanas conocido como enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2). Otra proteína humana, una enzima llamada TMPRSS2, ayuda a activar la proteína de pico de coronavirus para permitir la entrada celular. La unión y activación de ambas permite que el virus ingrese a las células huésped.

Laboratorios de todo el mundo han realizado estudios a gran escala de decenas de miles de células humanas, y no humanas de primates y ratones, en las que utilizan la tecnología de secuenciación de ARN de una sola célula para determinar qué genes se activan en un tipo de celda dado.

Los conjuntos de datos que los investigadores han utilizado para este estudio incluyeron cientos de tipos de células de los pulmones, las fosas nasales y el intestino. Eligieron esos órganos para el estudio Covid-19 porque la evidencia previa había indicado que el virus puede infectar a cada uno de ellos y, posteriormente, compararon sus resultados con los tipos de células de órganos no afectados.

“Debido a que tenemos este increíble repositorio de información, pudimos comenzar a observar lo que probablemente serían células objetivo para la infección. Aunque estos conjuntos de datos no fueron diseñados específicamente para estudiar el Covid-19, es de esperar que nos hayan dado un salto en la identificación de algunas de las cosas que podrían ser relevantes allí”, han detallado los científicos.

En los conductos nasales, los investigadores encontraron que las células secretoras de copa, que producen moco, expresan ARN para ambas proteínas que el nuevo coronavirus usa para infectar las células. En los pulmones, encontraron los ARN de estas proteínas principalmente en células llamadas neumocitos tipo II, las cuales recubren los alvéolos (sacos de aire) de los pulmones y son responsables de mantenerlos abiertos.

En el intestino, descubrieron que las células llamadas enterocitos absorbentes, que son responsables de la absorción de algunos nutrientes, expresan los ARN de estas dos proteínas más que cualquier otro tipo de células intestinales. “Puede que esta no sea la historia completa, pero definitivamente pinta una imagen mucho más precisa que donde estaba el campo antes. Ahora podemos decir con cierto nivel de confianza que estos receptores se expresan en estas céCientíficos del Centro Médico Universitario de Hamburgo-Eppendorf y el Centro Alemán de Investigación de Infecciones han llevado a cabo ahora un ensayo con una vacuna contra el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS), el primero en humanos. La vacuna fue bien tolerada y desencadenó el desarrollo de anticuerpos e inmunidad de células T. “Los resultados de este ensayo de vacuna son también importantes y prometedores en lo que respecta al desarrollo de una vacuna contra el SARS-CoV-2, el nuevo coronavirus”, explica Marylyn Addo, autora principal del trabajo, que se ha publicado en la revista ‘Lancet Infectious Diseases’. El coronavirus del MERS, identificado por primera vez en 2012, figura en la lista de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de patógenos que se consideran una amenaza particular para la salud pública. El virus se transmite de los camellos dromedarios a los humanos y también es transmisible entre humanos. Las infecciones con el virus causan enfermedades respiratorias con una mortalidad de hasta el 35 por ciento. En todo el mundo, se han detectado cerca de 2.500 casos de MERS en 27 países, siendo el mayor número en Arabia Saudí. Hasta la fecha, no existe una vacuna eficaz contra el coronavirus del MERS ni un medicamento específico. “En 2014, comenzamos a desarrollar una vacuna contra el coronavirus MERS en preparación para brotes más grandes del virus en el futuro”, detalla Addo. La vacuna se basa en un virus atenuado que se había utilizado anteriormente en una campaña de vacunación para la erradicación de la viruela y que ahora ha sido alterado para contener componentes proteicos del coronavirus MERS. Esta vacuna recombinante, llamada vacuna basada en un vector, científicamente llamada MVA-MERS-S para abreviar, es para aumentar la inmunidad contra los coronavirus MERS. El vector MVA sirve ahora como base para el desarrollo de una vacuna contra el SARS-CoV-2, que genera el Covid-19. Un total de 23 voluntarios sanos del ensayo fueron vacunados dos veces con la MVA-MERS-S, la vacuna experimental, con un intervalo de cuatro semanas entre las vacunaciones. “La tolerabilidad y seguridad del candidato a la vacuna, así como las respuestas inmunológicas resultantes son muy prometedoras”, argumenta otro de los autores, Till Koch. La vacuna fue bien tolerada. Los efectos secundarios locales (es decir, dolor en el lugar de la inyección, eritema leve y calor) se produjeron con mayor frecuencia y se presentaron en el 69 por ciento de los sujetos del ensayo. No se produjeron efectos secundarios graves. “Después de la segunda inyección de MVA-MERS-S, la formación de anticuerpos y las respuestas de las células T ocurrieron en el 87 por ciento de los sujetos del ensayo. Estos resultados muestran que la nueva vacuna podría ser potencialmente usada en futuros brotes de MERS”, señala otra de las autoras, Christine Dahlke. A continuación se llevará a cabo un ensayo de fase Ib, financiado por la CEPI (Coalición para la Innovación en la Preparación ante Epidemias), en el que la vacuna se probará en 160 sujetos de prueba en Hamburgo y Rotterdam. En el Centro Alemán de Investigación de Infecciones, los resultados y pruebas de este ensayo se utilizarán para iniciar el desarrollo de una vacuna contra el nuevo coronavirus lo más rápidamente posible. Los científicos utilizarán el mismo vector viral (MVA) en el que insertarán una proteína de punta del SARS-CoV-2 para reemplazar la proteína de punta del MERS-CoV.lulas específicas en estos tejidos”, concluyen.

Otra enfermedad puede ayudar

Científicos del Centro Médico Universitario de Hamburgo-Eppendorf y el Centro Alemán de Investigación de Infecciones han llevado a cabo ahora un ensayo con una vacuna contra el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS), el primero en humanos.

La vacuna fue bien tolerada y desencadenó el desarrollo de anticuerpos e inmunidad de células T. “Los resultados de este ensayo de vacuna son también importantes y prometedores en lo que respecta al desarrollo de una vacuna contra el SARS-CoV-2, el nuevo coronavirus”, explica Marylyn Addo, autora principal del trabajo, que se ha publicado en la revista ‘Lancet Infectious Diseases’.

El coronavirus del MERS, identificado por primera vez en 2012, figura en la lista de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de patógenos que se consideran una amenaza particular para la salud pública. El virus se transmite de los camellos dromedarios a los humanos y también es transmisible entre humanos.

Las infecciones con este virus causan enfermedades respiratorias con una mortalidad de hasta el 35 por ciento. En todo el mundo, se han detectado cerca de 2.500 casos de MERS en 27 países, siendo el mayor número en Arabia Saudí. Hasta la fecha, no existe una vacuna eficaz contra el coronavirus del MERS ni un medicamento específico.

“En 2014, comenzamos a desarrollar una vacuna contra el coronavirus MERS en preparación para brotes más grandes del virus en el futuro”, detalla Addo. La vacuna se basa en un virus atenuado que se había utilizado anteriormente en una campaña de vacunación para la erradicación de la viruela y que ahora ha sido alterado para contener componentes proteicos del coronavirus MERS.

Más información: