Comisaría de Policía de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)
Comisaría de Policía de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)

La Policía Nacional ha detenido en Guadalajara a dos mujeres, madre e hija, como presuntas autoras de un delito de estafa que cometieron ganándose la confianza de un anciano, de 89 años de edad. Han conseguido robarle más de 200.000 euros. Para conseguirlo, se fueron ganando ganándose su confianza, hasta hacerle creer que mantenía una relación sentimental con una de ellas.

La mayor de las detenidas, que trabajaba como interna para la víctima, “aprovechó el deterioro cognitivo que padecía el anciano para manipularle y engañarle” según fuentes de la Comisaría de Policía de Guadalajara. La maniobra llevó a hacerle creer que ambos mantenían una relación sentimental. “Tal fue el engaño, que ambos llegaron a inscribirse en el Libro de Uniones Civiles o de Hecho del Ayuntamiento de Guadalajara”, detallan desde la Comisaría.

Completa dependencia emocional

La mujer, que se valió de esta estrecha relación y de la vulnerabilidad del anciano, primero logró aislarle de la familia. Ella le insistió que le iba a cuidar y que se ocuparía de todo cuanto necesitaba. De este modo logró una completa dependencia emocional hacia ella. Cuando ya se había ganado su confianza, y teniendo conocimiento de que poseía un importante patrimonio, le convenció para adquirir una propiedad en Guadalajara, a nombre de ambos.

Durante la convivencia, la presunta autora aprovechaba para embaucar al anciano para que le hiciera entrega de grandes cantidades de dinero y regalos tanto a ella como a su hija, utilizando chantajes emocionales, ofrecimientos sexuales e incluso amenazas para hacerse con su dinero o sus pertenencias.

A pesar de las insistencias de la familia, el anciano continuó manteniendo contacto con las dos mujeres y las dejaba entrar en su domicilio, por lo que continuaba el saqueo económico, aprovechándose de su vulnerabilidad y fragilidad emocional.

Cuando la Policía Nacional tuvo conocimiento de los hechos, averiguó que se iba a producir un nuevo engaño, ya que la víctima se disponía a retirar 55.000 euros de la entidad bancaria para entregárselo a las dos mujeres, presumiblemente condicionado y atemorizado por éstas.

Las dos mujeres han sido detenidas por un delito de estafa continuado, con la agravante de abuso de confianza, dando conocimiento de los hechos a la Autoridad Judicial.