La Asociación de Apicultores de Guadalajara prevé una cosecha “muy buena” de miel de mil flores acogida a Denominación de Origen Miel de la Alcarria. La previsión es que incluso pueda doblarse lo recogido el año anterior. Su presidente, Ángel Marco, reconoce que también les está afectando la crisis, aunque ha apuntado que exportan “algo más” a Europa. Esta mejoría en el comercio exterior la atribuye a que ahora haya “algo de miedo” a traer el producto de China.

La crisis por el Covid-19 también les ha afectado a las ventas de otras variedades, debido a que gran parte de lo que producen va destinado a tiendas pequeñas, gasolineras y establecimientos turísticos, que o han cerrado estas semanas o no tienen clientela.

No obstante, Marco admite que han apreciado un auge de las ventas a otros países europeos a los que no se vendía tanto y que ahora están eligiendo mieles españolas por delante de mieles chinas.

De hecho, según Marco, desde Guadalajara se exporta casi un 30% de las mieles de romero, de tomillo y mieles oscuras pero “solo hacia Europa”, ha precisado, tras puntualizar que toda la que tienen denominación se vende “sin problema”.

Consumir productos de la tierra

El presidente de los apicultores ha pedido a los guadalajareños que apuesten ahora más que nunca por los productos de la tierra y que regresen a comprar a las tiendas pequeñas que es donde concentra la agrupación gran parte de sus ventas. “Con la crisis, muchos han acudido a comprar a grandes establecimientos por comodidad”, ha apostillado tras incidir que ahí es donde menos introducidos están.

Primero la lluvia y el calor que las ha seguido está siendo vital para las futuras cosechas de miel. Si vinieran hielos si podrían afectar a las cosecham como ocurrió el pasado año.

La asociación de apicultores ya estaba trabajando de manera conjunta con la Administración regional para incluir más mieles dentro de la Denominación de Origen Miel de la Alcarria y también una ampliación de la zona incluida.

Marco asume que faltan productores acogidos a esta denominación, algo que ha atribuido a que en los últimos años el valor económico de unas y otras no distaba mucho y las exigencias de las mieles con DO son mayores. Sin embargo, cree que ahora que el precio de la que no está acogida es menor, muchos pensarán en acogerse a la Denominación de Origen.

Según Marco, los envasadores son los primeros interesados en que haya más productores acogidos a la DO porque “les falta miel”. La asociación de apicultores cuenta con unos 800 socios de los que unos 200 son profesionales; en cuanto al número de colmenas, ahora puede sobrepasar fácilmente las 40.000.