Vista aérea de la planta de Nestlé en Marchamalo.
Vista aérea de la planta de Nestlé en Marchamalo.

Nestlé ha adoptado medidas extraordinarias de apoyo a sus empleados ante la pandemia global de coronavirus y entre ellas figura garantizar el salario íntegro, como mínimo, durante 12 semanas desde la declaración del estado de alarma a todos los trabajadores cuya actividad pudiera verse afectada por el Covid-19.

Nestlé, con diez factorías en España en las que trabajan 2.500 empleados, también ofrece una asignación de hasta 500 euros mensuales a todo el personal de sus fábricas y al de las operaciones del centro de distribución de Marchamalo.

Mientras los centros mantengan su actividad, la medida se aplicará retroactivamente desde el 15 de marzo hasta el final del estado de alarma.

Además, la multinacional de alimentación, cuya sede en España está en Esplugues de Llobregat (Barcelona), también ha indicado que la posibilidad de solicitar un anticipo de salario se ampliará una mensualidad respecto a la política vigente en cada centro de trabajo.

Nestlé forma parte de las empresas cuya actividad está considerada como esencial por el Gobierno durante el confinamiento para frenar la propagación del coronavirus, y ha asegurado el suministro de alimentos y bebidas.

El director general de Nestlé España, Jacques Reber, ha agradecido la dedicación y compromiso de sus empleados y por ello la multinacional ha decidido aplicar estas medidas.

MEDIDAS DE SEGURIDAD
“Sin duda, es, gracias a ellos, que Nestlé puede cumplir con la que es ahora su misión esencial: garantizar el suministro de alimentos a todas las familias españolas y a sus animales de compañía”, ha afirmado Reber.

Nestlé ha precisado que, además de los “estrictos estándares de higiene habituales”, también se han implementado medidas de seguridad adicionales en las fábricas, oficinas y centros de distribución para la seguridad de sus empleados.