Comisaría de Policía de Guadalajara
Comisaría de Policía de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)

El Juzgado de Instrucción número 2 de Guadalajara, en funciones de guardia, ha decretado prisión provisional comunicada y sin fianza para el hombre acusado de atacar varios coches policiales tras discutir supuestamente con su mujer, imputándosele un delito de amenazas en el ámbito de la violencia de género y un delito de atentado. Sigue el camino, en su viaje a la prisión, que ya recorrieron hace algunas fechas los detenidos por otros casos muy sonados, ocurridos en Guadalajara y Yunquera y que los lectores de LA CRÓNICA pueden recordar en los enlaces al pie de la noticia.

Tras ser puesto este miércoles a disposición judicial y tomarle declaración, el titular del juzgado decretó para esta persona prisión provisional comunicada y sin fianza. El procedimiento se tramita como diligencias urgentes, estando prevista la celebración de juicio rápido próximamente.

Según informó la Policía Nacional en un comunicado, los agentes del cuerpo detuvieron en la noche del lunes en Guadalajara a un varón, tras ser requeridos por su pareja, debido a que éste se encontraba en un alto estado de excitación y se enfrentó a los agentes con un hacha.

Sobre las 21.45 horas, la Policía Nacional recibió una llamada, a través del 091, en la que una mujer solicitaba la presencia policial en las inmediaciones del aparcamiento del Cementerio debido a que su pareja, un varón de mediana edad, se encontraba muy agresivo.

Las patrullas que acudieron al lugar hallaron a este varón dentro de su vehículo y éste, al observar la presencia policial, se dirigió hacia los agentes en actitud amenazante, portando un hacha, con la que acometía tanto a los policías como a los vehículos.

El varón, que no deponía su actitud y hacía caso omiso a las indicaciones de los agentes, trató de huir en dirección al río, poniendo en peligro a los ciudadanos que encontraba a su paso, por lo que tuvo que ser reducido y detenido.

Una vez arrestado, el varón fue asistido por los servicios sanitarios debido al estado de excitación y agresividad en que se encontraba, dando así por finalizado el incidente, y no teniendo que lamentar daños personales.

Más información: