Interior de un avión de Iberia Express, como los que utiliza para sus vuelos entre Madrid y Lanzarote.
Interior de un avión de Iberia Express, como los que utiliza para sus vuelos entre Madrid y Lanzarote.

Imagínese que ha estado en contacto con un enfermo que dio positivo por coronavirus. Siga imaginando que coge un avión en Madrid sin espwerar a confirmar si usted mismo está infectado. E imagine la que se organiza cuando se confirma el positivo, con el avión volando a su destino. Eso es lo que ha pasado en España, por culpa de un castellanomanchego de Ciudad Real.

El hombre ha vuelto a dar positivo por coronavirus en la segunda prueba PCR realizada en la isla, lo que reafirma la obligación de mantenerse aislado y en seguimiento sanitario activo. La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias detalla que el otro pasajero de ese vuelo que registró fiebre ha dado negativo en la prueba, por lo que no debe hacer ningún tipo de aislamiento. Con respecto al resto del pasaje, se ha indicado la obligatoriedad de realizar aislamiento domiciliario y seguimiento sanitario a un total de 14 personas (incluyendo el positivo) que han sido los contactos estrechos durante el viaje. Así, a los siete días se les realizará una prueba PCR para determinar si han sido contagiados. El resto de pasajeros no debe hacer ningún tipo de aislamiento, ya que no está indicado al no haber tenido el contacto suficiente para que se produjera un contagio, atendiendo al protocolo establecido por la Dirección General de Salud Pública y el Ministerio de Sanidad, si bien más de una treintena ha optado por alojarse en un aparthotel de Puerto del Carmen.

Una peripecia iniciada en Castilla-La Mancha

El hombre, pasajero de un vuelo que hacía el trayecto Madrid-Lanzarote, se ha montado en el avión, tras saltarse su aislamiento por ser contacto directo de un familiar fallecido por coronavirus, sin conocer los resultados de su PCR.

Esta persona, sobre la que planea ahora un expediente sancionador por viajar a sabiendas de que no tenía los resultados de su PCR, se subió al avión con destino a Lanzarote tras asistir al entierro de su madre, fallecida por coronavirus, por lo que se le había hecho su PCR, pero estaba a la espera de los resultados.

Fue Salud Pública de Castilla-La Mancha quien avisó de que había una persona que había cogido un vuelo que hacía el trayecto Madrid-Lanzarote, y había estado en contacto directo con una fallecida, alertando de que el PCR de ese hombre era positivo por coronavirus, información que se comunicó a Canarias en el transcurso del vuelo.

Esto provocó que rápidamente se activara el protocolo de actuación para un caso de este tipo, de tal forma que cuando el avión aterrizó la policía estaba esperando al hombre en la puerta. Ahora estar aislado, al igual que las 14 personas que estaban a su alrededor.

A estas 14 personas que se han visto obligadas a aislarse, se les hará la prueba PCR a los 14 días si previamente no tienen ninguna sintomatología, aunque en algún caso ya han presentado síntomas compatibles con la enfermedad. El avión en el que ha viajado esta persona, que ha dado positivo por coronavirus, se deberá desinfectar atendiendo a los protocolos establecidos para ello.

Más positivos

El portavoz del Gobierno de Canarias, Julio Pérez, ha explicado este viernes que un segundo pasajero del vuelo Madrid-Lanzarote ha sido atendido de forma hospitalaria al presentar síntomas compatibles con coronavirus.

“Ha sido remitido al hospital al haber manifestado síntomas”, indicó Pérez en un comunicado en vídeo remitido a los medios de comunicación. Los otros 14 pasajeros tendrán que permanecer en aislamiento en sus casas.

Además, avanzó que Canarias tomará medidas contra el paciente que voló desde Madrid pero procedente de Ciudad Real sin esperar a saber el resultado de su test PCR sabiendo que había estado en riesgo.

De hecho, Pérez dijo que “una vez en el avión” el mismo pasajero fue el que comunicó que ya tenía el resultado y que había sido positivo. “Habrá que iniciar las actuaciones legales correspondientes”, avanzó.

¿Y qué dice Fernando Simón?

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha asegurado este viernes que se ha actuado “bien y muy rápido” para controlar el caso del viajero positivo de coronavirus que aterrizó hoy en Lanzarote.

Simón aseveró en rueda de prensa tras la reunión del Comité de Gestión Técnica del Coronavirus que “esta persona no debía de haber hecho el viaje”, sino que tenía que “haberse puesto en cuarentena” hasta saber el resultado de la prueba que le habían realizado, aunque indicó que había “algunas circunstancias personales” que explicaban por qué lo hizo.

“Bueno, no voy a entrar a valorar”, dijo Simón, que reconoció que es “muy difícil que todas estas medidas de control se puedan aplicar siempre a rajatabla”, por lo que consideró que a veces pueda ser necesario algún “margen de flexibilidad en circunstancias concretas”.

Para el epidemiólogo, se trata de un “ejemplo claro de detección precoz” en el que “se han tomado todas las medidas” necesarias “para localizarlo, identificarlo a su llegada a Lanzarote y tomar todas las medidas necesarias”. “Y se ha hecho en el plazo de muy pocas horas, de tres, cuatro horas”, incidió.

La Junta de Castilla-La Mancha, satisfecha con el protocolo

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha garantizado que el protocolo en torno al paciente que voló desde Madrid a Lanzarote, procedente de Manzanares (Ciudad Real), sin esperar a saber el resultado de su test PCR provocando la cuarentena de 14 pasajeros, “está bien articulado”.

La consejera de Igualdad y portavoz del Ejecutivo autonómico, Blanca Fernández, ha mandado un mensaje de tranquilidad por la actuación de la Junta, precisando que las enfermeras investigadoras que realizan el rastreo de contactos y el personal sanitario de epidemiología en Manzanares continúa con esta labor.

“Continuamos trabajando, en próximos días les daremos más información al respecto”, ha afirmado Fernández, puntualizando que no se descarta que esta persona llevara más de una semana en la localidad ciudadrealeña.

La consejera portavoz ha explicado que esta persona “vino a despedirse de un familiar que había estado enfermo por un proceso oncológico “muy grave”. A este familiar, se le practicó una PCR, no por síntomas de COVID-19, si no cumplimiento del protocolo que se realiza en los hospitales, dando positivo en coronavirus.

A raíz de este resultado positivo, se le practicó la PCR a este hombre, con la “mala decisión” de volver a Lanzarote sin saber si había dado positivo o no.

La Dirección General de Salud Pública de Castilla-La Mancha avisó a este mismo organismo en Canarias y se articularon todos los mecanismo de de aislamiento y cuarentena, ha remarcado.

Como parte positiva del proceso, Fernández señala a tener en cuenta que “el equipo de rastreo funciona”, pero no hay que olvidar, ha afirmado, que “todos debemos ser responsables” porque las consecuencias “no son para con nosotros sino también para el resto”. “Es un sentimiento agridulce”, ha indicado.