La buena relación personal entre Espejel y Cospedal ha llegado a trascender, como en esta ocasión, el ámbito de los estrictamente privado.
La buena relación personal entre Espejel y Cospedal ha llegado a trascender, como en esta ocasión, el ámbito de los estrictamente privado.

Concepción Espejel ha vuelto a la actualidad informativa, de la cual no siempre ha estado alejada. El acuerdo alcanzado este jueves entre el PSOE y el PP para la renovación de cuatro magistrados del Tribunal Constitucional la incluye en la lista.

Presidenta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Concepción Espejel es recordada en Guadalajara, donde fue presidenta de la Audiencia Provincial. Muy vinculada con María Dolores de Cospedal, en su etapa alcarreña se instruyó el sumario por el incendio de los montes del Ducado, donde perdieron la vida 11 personas.

Espejel, de 62 años, ingresó en la carrera judicial en enero de 1983, siendo sus primeros destinos judiciales los juzgados de distrito de Vinaroz (Castellón) y de Reus (Tarragona). En el 86 tomó posesión del cargo de juez de primera instancia e instrucción de Valls (Tarragona), en el que permaneció hasta junio de 1987, al ser ascendida a la categoría de magistrado.

En julio de ese mismo año fue nombrada magistrada de la Audiencia Provincial de Tarragona y en septiembre de 1990 pasó a desempeñar la presidencia de la Sección Segunda de dicha Audiencia de Tarragona.

De julio de 1995 a diciembre de 1999 fue magistrada de la Audiencia Provincial de Segovia, desde donde pasó a ocupar la presidencia de la Audiencia Provincial de Guadalajara, cargo para el que fue nombrada por el Pleno del CGPJ en diciembre de 1999.

De pie Isabel Serrano, actual presidenta de la Audiencia de Guadalajara, en su toma de posesión, junto a su predecesora Espejel y Rouco, presidente del TSJCLM. El acto se celebró en los antiguos Juzgados de la plaza de Beladíez.
De pie Isabel Serrano, actual presidenta de la Audiencia de Guadalajara, en su toma de posesión, junto a su predecesora Espejel y Rouco, presidente del TSJCLM. El acto se celebró en los antiguos Juzgados de la plaza de Beladíez.

En septiembre de 2008 fue nombrada vocal del CGPJ, cargo en el que cesó en diciembre de 2013. Durante su mandato formó parte de las Comisiones de Calificación y de Estudios e Informes, siendo vocal territorial para Castilla-La Mancha y vocal delegada para los órganos de Vigilancia Penitenciaria y para el Foro de Inmigración.

Reincorporada al servicio activo en enero de 2014, Espejel pasó a ocupar la plaza de presidenta de la Sección Segunda de la Sala Penal de la Audiencia Nacional, destino en el que continua en la actualidad.

Como actividades complementarias ha intervenido como ponente en seminarios, nacionales e internacionales, entre otras materias sobre terrorismo, violencia de género, responsabilidad penal de las profesiones sanitarias, unificación de criterios de las Audiencias Provinciales o jurisprudencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas.

Polémicas con sabor a política

Espejel, que ha venido presidiendo su sala de la Audiencia Nacional desde 2017, fue recusada en septiembre de 2015 junto al actual consejero madrileño Enrique López para evitar que formara parte del tribunal que juzgaría el ‘caso Gürtel’, por su relación con el PP.

Fue elegida para el cargo de presidenta de la Sala de lo Penal después de que ese puesto quedara vacante por finalización del mandato de su anterior titular, el ahora ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. En la votación para ser elegida obtuvo 11 votos frente a 8 votos.

Otro de los elegidos para el Tribunal Constitucional es Juan Ramón Sáez Valcárcel, magistrado de la Audiencia Nacional que formó parte del tribunal –junto a Espejel– que absolvió recientemente al Mayor de los Mossos Josep Lluis Trapero de los delitos de sedición y desobediencia.

Espejel y Trapero

En esa polémica sentencia destacó el voto particular discrepante de Espejel, quien consideró que tanto Trapero como el que fuera director de la policía autonómica, Pere Soler, debieron ser condenados como coautores de un delito de sedición porque sumaron esfuerzos para que se celebrara el referéndum del 1-0 en Cataluña. Así lo dejó claro en un extenso escrito de 461 páginas –que contrastaron con las 96 de la sentencia–.

Más información: