Ana Guarinos, durante su rueda de prensa en Toledo.
Ana Guarinos, durante una rueda de prensa en Toledo.

La vicesecretaria general de Alternativa Política del PP en Castilla-La Mancha, Ana Guarinos, ha calificado de «muy preocupantes los datos económicos y sociales» en la región a día de hoy tras asegurar que solo el Gobierno de España y el de Emiliano García-Page defienden unas expectativas de crecimiento que no contempla ningún otro organismo.

Para la molinesa, el Gobierno de García-Page ha tenido la posibilidad de acercarse durante una pandemia a los colectivos que más ayuda necesitaban y, por contra, «ha prescindido de los mejores expertos» para «encerrarse en Fuensalida y rodearse de su soberbia permanente» cuando lo que tenía que hacer es gobernar de la mano de la sociedad civil.

Page y la pandemia

Así, la ‘número 3’ del PP en la región ha señalado a Europa Press para LA CRÓNICA que desconoce si García-Page volverá a presentarse como candidato del PSOE para gobernar en Castilla-La Mancha, pero cree que «ha defraudado y decepcionado dentro y fuera de su propio partido», y que se ha jactado de poner el traje de socialista moderado y diferenciarse de Pedro Sánchez cuando no ha sido así, calificando como «despropósitos» sus actuaciones para combatir esta pandemia, algo que se han traducido en hospitales «colapsados y caos».

Guarinos se ha mostrado muy crítica con la forma en la que el actual líder socialista y jefe del Ejecutivo regional se ha enfrentado a la pandemia y le ha recriminado que esta región siga siendo la Comunidad Autónoma con mayor tasa de mortalidad de toda España, en la que más hay que esperar para ser operado y como «auténtico despropósito» el planteamiento llevado a cabo para vacunar a los niños.

Con respecto a la situación social en la región, Guarinos ha subrayado que Castilla-La Mancha tiene actualmente cerca de 600.000 personas en situación de vulnerabilidad social y cerca de 200.000 en situación de pobreza severa, y respecto a la empleabilidad ha avanzado que los datos «están inflados», lo que ha atribuido a unos planes de empleo que son «pan para hoy y hambre para mañana» y que no generan trabajo estable ni de calidad.

Más información: