Trabajadores en una nave de logística de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)
Trabajadores en una nave de logística de Guadalajara. (Foto: La Cró[email protected])

Los sindicatos CCOO y UGT presentaban en la mañana del miércoles la convocatoria formal de huelga general indefinida en la Logística de Guadalajara. El asunto es de lo más trascendente que cabe imaginar para esta provincia, donde casi una quinta parte de los empleos los genera el sector, con 25.000 empleos. Desde la patronal, según ha podido confirmar LA CRÓNICA, las cosas se ven con otra perspectiva, hasta el punto de considerar que la negociación no se ha roto y que una nueva reunión se puede producir si no en esta semana, a comienzos de la próxima.

Los paros, de 24 horas, comenzarían los días 5, 6 y 7 de abril, coincidiendo con la Feria Internacional ‘Logistics Spain’. En la siguiente semana habría otros tres días de huelga, desde el lunes 11 al miércoles 13. Pasaría a ser una huelga indefinida a partir del 18 de abril.

«Seguimos en negociación», sostienen desde CEOE

En declaraciones a este diario, el secretario general de CEOE Guadalajara, Javier Arriola, insiste en que sindicatos y patronal «estamos en negociación». «Todos queremos llegar al mejor de lo acuerdos, para lo cual todos debemos dejarnos pelos en la gatera».

Esos pelos en la gatera son, esencialmente, los detalles de la actualización salarial, incluso sobre lo ya pactado para 2021. Según lo acordado el pasado 27 de agosto y publicado en el Boletín Oficial de la Provincia de Guadalajara el 7 de octubre de 2021, las empresas logísticas de Guadalajara se comprometían a incrementar los salarios de 2021 al IPC real de ese mismo año, con carácter retroactivo desde el 1 de enero de 2021. El pequeño gran problema, como puede suponerse, fue el inesperado incremento de la inflación en el segundo semestre del año, que se cerró en el 6,5%. Los negociadores de la patronal (un jurídico de CEOE Guadalajara y otro de la asociación nacional del sector) para aliviar esa carga han planteado inicialmente utilizar como referente la media anual, que se cifra en un 3,1%.

Arriola, que no forma parte del equipo que se sienta a la mesa pero que sí es perfecto conocedor de la estrategia de ambas partes, resalta que «el 3,1% de incremento salarial está pagado y reconocido en muchos casos». De hecho, de manera pública se ha llegado a ofrecer un 5% y medidas tan demandadas como la generalización de los 15 minutos «de bocadillo», que muchos almacenes de la provincia no contemplan todavía en 2022.

Javier Arriola insiste en que desde CEOE Guadalajara y desde la patronal UNO «no estamos cerrados a nada» y considera que «no está tan lejos un posible acuerdo».

La posición de CCOO y UGT

Desde CCOO y UGT, el recuerdo de los últimos acontecimientos es algo diferente. Así, entienden que el pasado viernes, en la preceptiva mediación previa a la convocatoria de huelga, la patronal «se mantuvo inflexible en sus posiciones y los sindicatos nos vimos abocados a convocar los paros. Volvemos a pedir a los representantes empresariales que reflexionen, que cumplan lo pactado y que vuelvan con buena fe a la mesa de negociación».

«Está en su mano evitar el conflicto», han señalado de forma conjunta los sindicatos. Al mismo tiempo, recuerdan que la mayoría de las empresas del sector «forman parte de grandes multinacionales con enormes beneficios económicos que publicitan en los medios de comunicación» y que en ocasiones superan el 10%.

La huelga afectaría a las plantillas de más de 1.200 empresas y plataformas logísticas radicadas en la provincia de Guadalajara a las que les resulta de aplicación el Convenio Colectivo provincial de Operadores Logísticos de Guadalajara, a los trabajadores derivados por las ETT, a los que mediante subcontratación o externalización forman parte de la cadena de suministro e incluso a los de centros especiales de empleo. En total, más de 25.000 personas a la espera de una solución antes del 5 de abril.

Más información: