Aún no se conocen los carteles de la Feria de Guadalajara de 2022, que se celebrará en septiembre. (Foto: La Cró[email protected])

Faltan plazos y trámites que cubrir, pero el grupo Matilla, bajo la razón social Funtausa, está cerca de hacerse con la plaza de toros de Guadalajara para los próximos dos años. Ha superado en poco más de 3 puntos a Tauroemoción, su rival en un procedimiento que no ha despertado el interés de más empresas y que obligará a trabajar contra reloj al adjudicatario.

Lo que se va a contratar es la organización de la feria taurina de 2022 y 2023, incluidos los encierros por las calles de Guadalajara.

Lo que ahora se ha conocido, porque está publicado en la plataforma del Estado que sirve para dar público conocimiento, es la valoración realizada de las dos ofertas por la Mesa de Contratación del pasado 3 de junio, que posteriormente se vio en Junta de Gobierno Local.

Criterios y puntuación

Los que han resultado decisivos son los aspectos de las ofertas sometidos a «criterios de juicio de valor», donde Funtausa ha más que doblado a Tauroemoción (50 puntos frente a 23) mientras que en lo «criterios automáticos» ha ocurrido lo contrario, pero sin tanta diferencia: 26,50 contra 50. Así, la suma total ha resultado de 76,50 para Funtausa contra los 73 de Tauroemoción.

Los dos concurrentes se jugaban hasta 50 puntos en la confección de los carteles, con 40 para el nivel de los diestros (medido por las corridas toreadas en plazas de primera y segunda, los triunfos conseguidos y el número de reses lidiadas) y con apenas 10 puntos para las ganaderías ofertadas, que también se baremaban por su presencia en plazas de primera y segunda categoría.

Por precio, es decir por renuncia a parte de la subvención, las ofertas decidían hasta 20 puntos.

Más información: