Nacho Vidal.
Nacho Vidal.

El actor porno Nacho Vidal se encuentra “muy afectado y afligido” por la muerte de un fotógrafo toledano, que falleció tras inhalar vapores de veneno de sapo. El conocido personaje del “cine para adultos” ha definido como un “lamentable accidente” la muerte de esta persona. Asimismo, el actor niega que practique “chamanismo”.

Así lo ha comunicado el letrado de Vidal, Daniel Salvador, quien ha remarcado la “colaboración total” de su cliente con las fuerzas de seguridad y la Justicia.

El actor porno se encuentra actualmente en libertad provisional “sin ninguna medida cautelar” –apunta el abogado– tras comparecer el pasado viernes en un juzgado por su presunta implicación, junto a dos personas más, en un homicidio imprudente durante la celebración de un ritual místico basado en la inhalación de vapores de veneno de sapo ocurrido en julio de 2019 en la localidad valenciana de Enguera.

Al respecto, el abogado ha explicado, en declaraciones a Europa Press para LA CRÓNICA, que Nacho Vidal se encuentra “profundamente afligido” por lo que fue “un lamentable accidente”, ya que “absolutamente nadie cree que no fuera un acto voluntario” de la persona fallecida, por la que ha mostrado “el mayor de los respetos tanto para él como para su familia”.

En este sentido, de acuerdo a esta fuente, el fotógrafo habría buscado un lugar para consumir la sustancia y ha negado que Nacho Vidal ejerza “como chamán” o “venda rituales”. “No hay ninguna contraprestación económica”, ha incidido.

SAPO BUFO ALVARIUS
Este miércoles ha trascendido que la Guardia Civil inició esta operación tras el fallecimiento del fotógrafo José Luis Abad, después de inhalar los vapores del veneno de sapo bufo alvarius.

Con la culminación de la investigación desarrollada durante once meses, se pudo constatar, mantiene la Benemérita, “la existencia de un delito de homicidio por imprudencia y un delito contra la salud pública, supuestamente cometido por quienes organizaron y dirigieron el ritual”.

Por estos hechos se arrestó a Nacho Vidal y a dos personas de su entorno –un familiar suyo y un empleado–. Todos están en libertad provisional.