Emiliano García-Page en el Día de Castilla-La Mancha de 2022, el último antes de las próximas elecciones autonómicas.
Emiliano García-Page en el Día de Castilla-La Mancha de 2022, el último antes de las próximas elecciones autonómicas.

«Gente que se presenta a las elecciones para cargarse las autonomías, el colmo de las contradicciones». Así se ha expresado Emiliano García-Page este martes en Puertollano, durante su discurso en el acto institucional del Día de Castilla-La Mancha. La alusión a Vox, aunque implícita, ha quedado meridianamente clara. Y no ha sido casual, en la misma mañana en que una encuesta encargada por el PSOE da presencia al partido de Santiago Abascal en las Cortes de regionales después de las próximas elecciones.

Como contrapunto a este partido al que no ha citado, García-Page ha subrayado que   figuras como los expresidentes socialistas Bono y Barreda han conseguido «desterrar el odio social» en la región.

«Ese es el enorme cambio que supone estar en un partido y anteponer los intereses de la región, de tu sociedad, de tu pueblo, a todo lo demás», ha reivindicado el líder del Ejecutivo autonómico.

Más tarde, dirigiéndose al presidente de las Cortes, Pablo Bellido, sí ha hecho una rápida alusión explícita a Vox y Podemos, ausentes en el acto. «Si quieren hacer región, este es el sitio, desde el respeto», ha indicado antes de saludar expresamente a Partido Popular y Ciudadanos, encabezados por sus líderes, Paco Núñez y Carmen Picazo.

También se ha acordado, en su ausencia, de su antecesora en el cargo, María Dolores de Cospedal, aunque sin citarla, pero «agradeciendo la presencia a los dos expresidentes» que sí han estado en el acto, José Bono y José María Barreda.

Ha agradecido, igualmente, la presencia de la Mesa de las Cortes, la de autoridades militares y de Fuerzas y Seguridad del Estado. «Si eso va bien, es muy difícil que el país, que cualquier país, se asome a un precipicio».

Ha sacado pecho por el «gran equipo» que le acompaña en la gestión del Gobierno y por la «seña de identidad» de la clase política de la región.

40 años de «más luces que sombras»

En efecto, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha aprovechado su intervención durante el acto institucional por el Día de la Región para poner en valor la figura de sus antecesores en el cargo, José Bono y José María Barreda, y de su propio papel, como políticos que han abanderado el regionalismo en la Comunidad Autónoma más allá de los intereses de partido.

Page ha sacado pecho por la evolución de los 40 años de Estatuto de Autonomía, ha hablado de cuatro décadas de «éxito conjunto, con más luces que sombras», algo que ha achacado a que «desde el primer momento» los gobernantes del PSOE han tenido claro «cuál era la prioridad».

«Bono, Barreda y yo, podemos decir que si nos dan a elegir entre los intereses del partido que nos coloca o la sociedad que nos da su confianza, lo tenemos claro. Castilla-La Mancha, siempre Castilla-La Mancha. Esta es la clave», ha razonado.

Más información: