Emiliano García-Page, en su comparecencia del Domingo de Ramos.
Emiliano García-Page, en su comparecencia del Domingo de Ramos.

“No consentiré que una mascarilla que haga falta aquí se vaya a otro sitio, pero sí que voy a autorizar que el material sanitario que no sea necesario sea transferido. Somos un país y tenemos que salir todos juntos”. Así lo ha puesto de manifiesto este domingo el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en comparecencia de prensa desde el Palacio de Fuensalida en Toledo, tras la celebración de la videoconferencia con sus homólogos y el jefe del Ejecutivo español, Pedro Sánchez.

El presidente regional ha dejado hoy encima de la mesa de Pedro Sánchez varias propuestas. Una de ellas ha sido la posibilidad de que la reducción de las medidas de confinamiento se haga por territorios, y no por comunidades autónoma.

Más en detalle, el presidente de Castilla-La Mancha ha avisado de que una vez terminen las medidas de confinamiento dictadas por la expansión del coronavirus la vida normal no podrá recuperarse “de cero a cien”, ya que “no se puede pasar del blanco al negro” y será necesario “un periodo para reactivar la economía pero con algunas condiciones y matices, tanto de material como de medidas higiénicas”.

Según ha anticipado, la próxima fase de “convivencia con el virus” obligará a tomar decisiones “de descompresión y reducción del confinamiento, pero a lo mejor con precauciones concretas en algunos territorios”. “A lo mejor hay zonas que tienen que tener medidas especiales un poco más, pero se podrá permitir que el resto de España adquiera tono de normalidad”, ha sugerido.

Page ha vuelto a reclamar el apoyo absoluto de Europa al advertir que “o Europa asume el problema o el problema será Europa”. Del mismo modo se ha referido a la unidad del Estado Español y ha sido tajante al aseverar que esta crisis puede hacer que “España salga a un escenario de mayor cohesión social y reforzamiento de los servicios públicos”.

“A España le vendría muy bien un pacto nacional en el que además del Gobierno, los partidos políticos, las comunidades autónomas y los ayuntamientos se creara una coalición nacional que priorizara la salida de la crisis”, ha expuesto.

Dispuesto a compartir los respiradores

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha asegurado que una vez se haya resuelto el conflicto con el Gobierno turco, al respecto de los 150 respiradores comprados por la región y que llegarán en próximos días, se podrá pensar en compartir este material con otras comunidades autónomas.

En la misma rueda de prensa ha enfatizado que, en todo caso, no es partidario de “entrar en un rastrillo” entre comunidades autónomas y que los intercambios entre regiones deberían hacerse manteniendo discreción.

Tras asegurar que ya habrá tiempo de “hacer cuentas”, ha reparado en que ya se han compartido camas, material de protección o test rápidos, lo que se puede hacer extensivo ahora con los respiradores, ya que los 150 que llegarán desde Turquía se sumarán a los 390 que ya operan en la región.

Más información: