Ejemplar afectado por viruela ovina.
Ejemplar afectado por viruela ovina.

Asaja Castilla-La Mancha ha exigido a la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural que active urgentemente medidas «sin precedentes» para los ganaderos de ovino y caprino para que puedan afrontar la crisis de viruela en la región.

Así lo ha acordado el Comité Ejecutivo Regional de la organización agraria, tras saber que se va a proceder a la inmovilización de la totalidad del ganado de la región, excepto la provincia de Guadalajara, para evitar los contactos de viruela ovina entre explotaciones.

La viruela ovina y caprina es una enfermedad vírica causada por la infección con un virus que afecta a estos animales específicamente; incluso hay cepas que pueden afectar a las dos especies indistintamente. No afecta a los seres humanos.

¿Qué síntoma presenta la viruela ovina y caprina?

En las cabezas afectadas se observa fiebre, pérdida de apetito y peso, rinitis, conjuntivitis, blefaritis y disnea. Luego sigue un cuadro de ulceración mucopurulenta de las pápulas. Finalmente, si el animal sobrevive, se produce su necrosis y formación de costras.

El contagio se produce porque los animales infectados eliminan virus a través de saliva, secreciones nasales y conjuntivales, saliva, heces y lesiones cutáneas. La mortalidad, varía mucho, puesto que puede estar estabilizada en un 5-10% en las zonas donde de tan habitual se considera una enfermedad endémica, pero puede aproximarse al 100% en casos de animales importados.

La transmisión se da directamente por contacto entre animales sanos e infectados o, indirectamente, por vía respiratoria e incluso por insectos.

La prevención y control se basan en el diagnóstico precoz y el sacrificio de los animales confirmados a través de los programas de erradicación. No hay tratamiento eficaz.

Es una enfermedad presente en África y Asia, pero en los últimos tiempos se han detectado focos en Grecia, Bulgaria y España.

¿Qué está pidiendo Asaja ante esta nueva crisis ganadera?

Asaja, en un comunicado, ha advertido de la crisis que se le avecina al sector si no se articulan medidas compensatorias por el sacrificio y limpieza y desinfección de las explotaciones afectadas, además de ayudas para el resto de la cabaña ganadera.

En este sentido, ha pedido medidas que no solo cubran la reposición de animales, sino también para conseguir recuperar el nivel productivo, incluyendo la exención del pago de tasas y una ayuda adicional para alimentación, con el fin de aliviar a los ganaderos que no puedan pastorear, ni sacar a las ovejas o cabras de sus explotaciones.

La organización agraria ha criticado que lleva pidiendo la inmovilización del ganado desde el mes de octubre y ha lamentado que la Consejería de Agricultura no haya realizado «ningún tipo de seguimiento ni haya tomado antes las medidas necesarias para atajar los focos y evitar perjuicios mayores a los ganaderos».

Reunión del Comité Ejecutivo Regional de Asaja Castilla-La Mancha.

Más información: