Valle del río Ungría.
Valle del río Ungría, donde se encuentra Caspueñas, uno de los pueblos protagonistas de esta información.

Después de casi dos años de pandemia, todos hemos tenido tiempo de aprender a distinguir entre lo importante y lo accesorio respecto al virus… aunque no siempre suceda. Pese a los esfuerzos de algunos, incluidos los llamados expertos, la Incidencia Acumulada (IA) siguen siendo el patrón más usado para medir la expansión del virus, cuando no siempre es lo más aconsejable.

En los últimos días, a la luz de los datos oficiales de la Junta de Comunidades se puede comprobar, con la debida paciencia y echando mano de la calculadora, que hay pueblos de la provincia de Guadalajara cuyos vecinos viven su día a día con tranquilidad, como corresponde, aunque las cifras de IA estén absolutamente disparadas en su municipio. Esa aparente incongruencia tiene una explicación muy sencilla.

Es lo que ocurre con Caspueñas, que en el acumulado de los últimos 14 días arroja una incidencia de 2.083 casos por 100.000 habitantes… por el simple hecho de que en la pasada semana se hayan detectado 2 positivos entre sus escasos 96 vecinos.

Algo muy parecido sucede con Ledanca, cuya IA a 14 días está en los 1.923 casos, consecuencia «aritmética» de lo mismo: acaban de contabilizar 2 contagios en un caserío que acoge a 104 personas. Pese a que en la semana anterior no tuvieran ningún positivo, la estadística es así de radical y, en sentido práctico, prescindible.

En Valdenuño-Fernández no llegan a tanto, con una evolución diferente: ahora están «limpios» de COVID, pero como la semana del 15 al 21 de noviembre se localizaron 3 positivos entre sus 269 empadronados, el Excel es inapelable: 1.115 casos de IA a 14 días.

Historias similares las podemos encontrar en Renera (una incidencia de 1.000 por un solo caso) o en Tamajón, que está por los 730 (un caso entre 137 censados).

Lo normal, la normalidad en la provincia

Entre las localidades más grandes de Guadalajara hay de todo, pero siempre con una pandemia mucho más controlada que en el norte de España y, sobre todo, que en el resto de Europa.

Ni siquiera los 440 casos por 100.000 de Sigüenza son nada terrible, ya que es la consecuencia de pasar de los 16 positivos a los 3 de la última semana. Sumados, resultan en ese índice para una ciudad que aún lucha contra su particular, y constante, despoblación y que tiene actualmente 4.319 vecinos.

En la provincia de Guadalajara, la capital está actualmente en los 96, en una línea ligeramente creciente. Más tiene Azuqueca de Henares (121) o Brihuega (126), pero todavía más Villanueva de la Torre (196), Tórtola de Henares (257) o Uceda (258).

Lo más fiable: hospitalizaciones y fallecidos

Según los datos de toda esta semana, el COVID-19 mal que bien se va conteniendo en nuestro entorno. Lo dice, por ejemplo, la constancia en los registros de hospitalizaciones, que rondan de manera estable la decena de casos en la capital alcarreña.

Los fallecimientos por este enfermedad, si bien se siguen dando, son excepcionales en la actualidad, afortunadamente.

Más información: