Atasco en una imagen de archivo.
Atasco, en una imagen de archivo.

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, ha sostenido que los discursos que ha escuchado que alimentan la ‘madrileñofobia’ tras el coronavirus son “lo más absurdo y cateto que ha escuchado en los últimos años”.

“A la gente no se le puede medir ni exigir en función de dónde procede, cuál es su origen, sino que se cumplan una serie de requisitos sanitarios y se respeten una serie de medidas de seguridad e higiene”, ha manifestado, en declaraciones a los medios este martes

En ese punto, se ha preguntado qué opinarán los empresarios de Sanxenxo, en Galicia, por ejemplo, que “se nutren en verano de gente de fuera, también de muchos madrileños que van allí a los hoteles, apartamentos, restaurantes y negocios a consumir”, así como los de Valencia o Málaga.

Aguado cree que con sus declaraciones algunos líderes políticos están “tratando de estigmatizar a los madrileños” y considera que esto tiene “un cierto ‘tufillo’ xenófobo”. Por ello, les ha pedido que sean “un poco más sensibles” a la realidad de los madrileños, una región “abierta que no pregunta a nadie nunca de dónde viene cada uno” sino que abre las puertas a todos.

Ayuso, más contenida

Esta vez, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha sido más comedida. Ha tildado de “injusta” la ‘madrileñofobia’ tras el coronavirus y ha recordado que la capital es una región que no ha distinguido nunca “por procedencia”.

En una entrevista en ‘Cope’, ha sostenido que le “duele” profundamente este tema, que “en algunos casos viene por parte de dirigentes que tienen preocupación porque no haya contagio”, pero ha defendido que los madrileños “han hecho un gran esfuerzo y se han comportado como auténticos héroes quedándose en casa”.

“Hemos contenido entre todos el virus y, ahora mismo Madrid, está en situación de poder moverse con total normalidad, es más es una población que ha aprendido especialmente del Covid”, ha manifestado la jefa del Ejecutivo autonómico madrileño

A la presidenta le duele “sobre todo porque Madrid es España”, porque los madrileños son “españoles por encima de todo” y porque son una comunidad que, además de “empredendora y muy trabajadora”, es “solidaria y abierta al mundo, plural”.

“No hemos distinguido nunca por la procedencia. Somos desde 1561 la capital de España precisamente por eso, porque es de todos y de nadie. De repente esos mensajes del terruño a mí me ofenden profundamente porque los madrileños no se han movido todavía de la Comunidad y ya estamos viendo como hay brotes en otras partes”, ha indicado, al tiempo el que ha sostenido que “el virus no entiende de regiones, entiende de distancia social y de prevención”.

Más información: