11.9 C
Guadalajara
22 marzo 2024
InicioCastilla-La ManchaWamba y Recesvinto descansan, mal, en Toledo

Wamba y Recesvinto descansan, mal, en Toledo

Buscan sacar a Wamba y Recesvinto de la cajita que ocupan en Catedral Toledo desde 1845 y darles un entierro digno.

-

El historiador Jorge Miranda y el despacho de abogados de un exalcalde de Toledo, Joaquín Sánchez Garrido, han iniciado trámites a todos los niveles institucionales y con todos los estamentos para proceder a la exhumación de los restos de los reyes godos Wamba y Recesvinto, que descansan en la Catedral Primada de la ciudad sin honores desde hace 179 años, desde 1845.

En una rueda de prensa conjunta, Sánchez Garrido ha detallado que ningún gobernante ha reparado en dar a estos restos un mejor trato, y ahora están «en una cajita, en un arcón, depositados en una pared».

Estatua del rey Wamba en la Plaza de Oriente de Madrid.

«Si preguntáramos al 95% de los toledanos no sabrían que están en lo alto de una pared, en una lápida. Tenemos que estar agradecidos a la Catedral por haber sido la depositaria»; ha dicho.

El gabinete se movió con el fin de que estos dos reyes tuvieran «un enterramiento digno»; porque no es de recibo que estén dos reyes godos «en una cajita, en un nicho».

Se dio parte a la Casa Real, desde donde se dio respuesta apuntando que el asunto quedaba fuera de su ámbito, algo que «extraña», porque se está hablando de «la monarquía visigótica, no unos aficionados».

Acto seguido, se pusieron en contacto con el jefe político del asunto, que no es otro que la delegada del Gobierno, Milagros Tolón, «para que hiciera las gestiones oportunas con el ministro que corresponda».

Otro de los movimientos en falta de contestación fue una carta el actual ministro de Cultura, Ernest Urtasun, para que tomara decisiones, y tampoco ha tenido respuesta.

«También lo pusimos en conocimiento del Gabinete de Presidencia de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha», que sí dio respuesta; y hace un mes se intentó contactar con el alcalde, Carlos Velázquez, para una entrevista de cara a abordar el tema, aún no producida.

Lo que pretenden es que tengan «un enterramiento digno, con sarcófago, allá donde digan»; ya que puede ser donde aparecieron los restos, en la iglesia de Santa Leocadia; o en la propia Catedral.

«Para eso nos vamos a mover. No somos gente importante, somos ciudadanos de Toledo que sólo queremos lo mejor para nuestra ciudad, pero este tema debería tratarse de una forma adecuada y no esperar 179 años más para que estos reyes tengan un tratamiento como Dios manda», ha apuntado Sánchez Garrido.

Un enterramiento digno donde vengan «los Reyes de España a enmendar lo que no se ha hecho en 179 años», ha señalado.

«NINGÚN GOBIERNO HA HECHO CASO»
El historiador Jorge Miranda, que ha iniciado este empeño, ha lamentado los casi dos siglos de inacción de los distintos gobiernos «monárquicos, republicanos, de izquierdas o de derechas», desde Isabel II hasta Felipe VI pasando por dictaduras, repúblicas o Juan Carlos I.

«Indudablemente, si los restos de los que hablamos fueran los de Tutankamon, seguramente el Ministerio habría tomado otra decisión al respecto», ha incidido.

Ha reparado en el ejemplo de la exhumación de Franco, «un jefe de Estado en su momento», al tiempo que se dejaron abandonados «muchos más».

LAS ALARMAS SALTAN DESDE PAMPLIEGA
Ha indicado Miranda que la alarma saltó cuando dos diputados del PP preguntaron en el Congreso de los Diputados por vía escrita sobre la situación de los restos del rey Wamba, reclamados por el Ayuntamiento de Pampliega.

El Gobierno respondió que «el titular privado es la Diócesis de Toledo, y que en materia de patrimonio, hay que preguntar a la Comunidad Autónoma».

«Dudamos del que pregunta y del que responde. Reclamamos a todas las instituciones que se sumen a esta iniciativa. Que seamos una Fuenteovejuna a la toledana, incluidos medios de comunicación. Y reparar esta inacción, porque es una inacción gubernamental. Y si hay que reclamar en tribunales europeos, no nos va a temblar el pulso, porque es de justicia»; ha insistido.

A su juicio, estos dos restos sin honores representan «dos nubarrones que impiden que Toledo brille con luz propia», algo que ahora quiere revertir.

«No queremos que dos reyes de España estén en un mal pino, forrado de un mal terciopelo, y con chinchetas. Cada vez que lo veo, me da vergüenza ajena», ha abundado Miranda.

PAMPLIEGA YA PERDIÓ LA RECLAMACIÓN
Ha retomado el uso de la palabra Sánchez Garrido para reparar en la reivindicación de Pampliega sobre los restos de Wamba. «Se olvidan de que ya perdieron por la vía judicial, y los restos están como Dios manda depositados en la Catedral».

Por ello, ha pedido a este ayuntamiento «no contar las verdades a medias»; a lo que Jorge Miranda ha añadido que no está reclamando los restos al propietario, sino «al depositario», ya que quien tiene la propiedad es el Estado.

Desde el siglo XIII, cuando Alfonso X deposita los restos en Toledo; hasta que Felipe II abre la cripta para hacer allí un convento, el Estado ha sido propietario, tal y como ha defendido el historiador.