Las Fiestas de Cabanillas 2019 llegaron a su fin con la celebración de varios actos en la tarde noche del domingo, según estaba previsto en el programa.  
 
A las 18:30 horas daba comienzo el cuarto y último de los festejos taurinos desarrollados en estos días, una nueva suelta de novillos tanto en la Plaza de Toros como en el recorrido vallado de la calle Valdemoma. Se soltaron dos novillos de muy buena presencia, que dieron algo de juego en el ruedo de la plaza, y poco en su recorrido callejero, donde pronto quedaron muy parados y no permitieron el lucimiento de recortadores y corredores. Una vez regresados ambos a los toriles, se soltó también en los últimos minutos del festejo una vaquilla, ya a plaza cerrada. 
 
Tras el encierro llegaba el turno de la tradicional Caldereta de Fin de Fiestas. Más de 1.700 raciones de este rico plato de ternera guisada con verduras se repartieron en la que era la última cita con la gastronomía popular de la "semana grande". La caldereta comenzó a servirse a las 21:30 horas, y durante casi una hora fueron desfilando los comensales para recoger sus raciones y sentarse en las mesas dispuestas en el recinto ferial, que presentaba un aspecto formidable.
 
La cena se amenizó con un fantástico espectáculo de circo, "Fedriani", que gustó mucho al público. Se trataba de un espectáculo de acrobacia, malabarismo y equilibrismo en el que participaron tres profesionales de la escena circense, que demostraron muchísima habilidad. 
 
Tras el espectáculo, a eso de las 23:45 horas, comenzaba el Desfile Fin de Fiestas, que llevó a centenares de peñistas y al público general desde el ferial hasta la Plaza del Pueblo. Este era el segundo año en el que se organizaba este desfile de cierre de Fiestas, y tuvo muy buena acogida, superando ampliamente la participación del año anterior. 

Así, a ritmo de charanga, los participantes tomaron camino desde el Ferial a la Plaza del Pueblo recorriendo la calle del Muro, Juan Rhodes, la plaza de la Iglesia y la calle Benalaque. Una vez en la plaza, frente al Ayuntamiento se prendía un pequeño castillo de fuegos artificiales y una traca final.