Primeros trabajos de demolición interior en el futura campus de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)
Primeros trabajos de demolición interior en el futuro campus de Guadalajara. (Foto: La Cró[email protected])

Justo un año después de que LA CRÓNICA informara del inicio de las obras del nuevo campus, los edificios de las «Cristinas», vuelven a ser actualidad. En los últimos días, varias cuadrillas de obreros están procediendo a la demolición interior de la última planta, para dejarlas diáfanas. De paso, se eliminan puertas viejas, solados y los añejos sanitarios de ese complejo, que tendrá que ser sometido a una reforma integral.

El trabajo de los operarios es visible tanto en el lateral que da a la Avenida del Ejército como en el fondo, en la parte de las antiguas pistas deportivas. Por dentro se eliminará mucho de todo, incluida la piscina cubierta.

Según ha podido confirmar LA CRÓNICA, la Universidad de Alcalá está ultimando el procedimiento administrativo para las siguientes licitaciones de obra. Hasta el momento, se ha procedido al vallado exterior con un nuevo cierre, a la excavación del cementerio donde está previsto un aparcamiento subterráneo y, actualmente, a la demolición de los espacios interiores.

Horizonte 2023

El rector de la Universidad de Alcalá de Henares, José Vicente Saz, confía en que, pese a la demora que ha provocado la pandemia y el hallazgo de una necrópolis en el espacio en el que se ubicará el futuro campus de ‘Las Cristinas’ en Guadalajara, en el año 2023 sea una realidad porque «los trabajos van a buen ritmo», y apunta también a que, en principio, se mantendrán los grados que había previstos augura cambios de enfoque para adaptarse a la nueva realidad social.

Lo ha avanzado en la antigua iglesia de Los Remedios de Guadalajara este martes, durante el acto de la firma con el alcalde de Guadalajara, Alberto Rojo, de la cesión definitiva de una parte del Parque de El Coquín, propiedad del Ayuntamiento, para integrarla en el futuro campus .

En noviembre de 2020, el primer derribo

La construcción del nuevo campus de la Universidad de Alcalá en Guadalajara se iniciaba en noviembre de 2020 y lo hacía con un derribo: el de la conocida como «casa del guarda», que en realidad era un edificio destinado a empleados del antiguo Colegio «María Cristina» y que albergaba tres viviendas, en buen estado de conservación.

Trabajos en el nuevo vallado del campus de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)

El inmueble cayó tanto por las nuevas necesidades de ordenación del recinto como por lo que escondía el subsuelo: un gran cementerio del siglo XIII, que era preciso estudiar antes de proseguir con el resto de trabajos en ese punto, casi enfrente de la actual de la Estación de Autobuses.

A la espera de trabajar sobre lo que fue un cementerio

Actualmente, se siguen manteniendo a la vista las múltiples fosas inventariadas con el trabajo de los arqueólogos. Los ajuares encontrados, cuando los había, eran muy humildes, según los testimonios recogidos por este periódico.

Vista general del cementerio encontrado en el futuro campus de Guadalajara, en imagen del 16 de noviembre de 2021. (Foto: La Crónic@)
Vista general del cementerio encontrado en el futuro campus de Guadalajara, en imagen del 16 de noviembre de 2021. (Foto: La Cró[email protected])

Como parte de las nuevas instalaciones universitarias, el nuevo campus contará precisamente ahí con un aparcamiento de unos 11.500 metros cuadrados construidos, con tres plantas soterradas y con una capacidad aproximada de 250 vehículos. Ese reducido número de plazas ya indica claramente la importancia que tiene el encargo asumido por el Ayuntamiento para dotar de un aparcamiento en superficie o en altura en la misma zona, lo bastante grande como para las nuevas necesidades. El hecho de trasladar en un futuro el parque de bomberos tiene que ver con esa necesidad, que será acuciante según se vayan acabando las obras del campus.

Cementerio mudéjar

Los estudios previos ya hablaban de «un enorme cementerio mudéjar», dentro del recinto de «las Cristinas», bajo lo que era la casa del guarda. De ese osario ya se tenía constancia documental. Son enterramientos en fosas con orientación general norte-sur, con la disposición del cuerpo en decúbito supino con la cabeza volteada al sureste hacia la Meca. En los sondeos preliminares se extrajeron restos óseos de cuatro cuerpos. Se estima que se desarrolló este cementerio a finales del siglo XIII y principios del XIV.

El vallado, el primero de muchos cambios

El nuevo vallado, de lamas, es lo más evidente de la reforma para los ciudadanos de Guadalajara, desde el exterior:

Dentro, habrá espacio no sólo para sulas sino incluso para un centro de congresos “moderno y sostenible en términos energéticos y económicos”, un parque botánico, e incorporará la rehabilitación de la antigua muralla de la ciudad, según lo ha anunciado hace tiempo por el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en la propia capital alcarreña.

Las mayores novedades del proyecto del campus fueron presentadas en público cuando aún nadie usaba mascarilla, el pasado 2 de marzo de 2020, en un acto del que dio detallada cuenta LA CRÓNICA.

Más información: