Gatos en un solar de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)
Gatos en un solar de Guadalajara. (Foto: La Cró[email protected])

El martes, 14 de diciembre, se celebraba la primera de las reuniones convocadas desde la Concejalía de Transición Ecológica para la puesta en marcha del protocolo CES para el control y la protección de las colonias de gatos ferales en la ciudad. Según el Diccionario de la RAE, feral quiere decir «cruel, sangriento» y es un término en desuso, cuya etimología está en el latín ferales, «de fiera».

Junto a miembros de protectoras de animales como La Camada, Rescatando Miradas, Luna, Sol, El Lebrel y Ronroneos Felices, los asistentes acudieron para conocer conocer detalles de este protocolo, por el que se entregarán carnets de supervisores de las colonias. Estos supervisores serán las únicas personas autorizadas para la alimentación, el cuidado y la limpieza y acondicionamiento de los espacios frecuentados por los gatos.

Multas de hasta 3.500 euros

La modificación de la ordenanza municipal que regula la tenencia de animales incorpora sanciones graves como multas de hasta 3.500 euros para personas que alimenten a los gatos sin carnet autorizado, así como quienes atenten contra ellos.

El nuevo texto de la ordenanza fue ya aprobado por el Pleno del Ayuntamiento, publicado en el Boletín Oficial de la Provincia y se encuentra en este momento en periodo de exposición pública para la presentación de alegaciones. Se espera que entre en vigor a comienzos del 2022.

La regulación pretende reducir el número de ejemplares de las colonias, así como acabar con los problemas de salubridad ocasionados tanto por los restos de comida incontrolada que se les da como alimentación como por sus deposiciones.

Más información: